Un informe especializado da cuenta de que el 82 por ciento de todas las muertes en atentados terroristas ocurrió durante 2014 en cinco países: Irak, Afganistán, Pakistán, Nigeria y Siria.
Publicado el 25.01.2015
Comparte:

No son Occidente ni los occidentales los más afectados por los ataques terroristas, aunque el atentado de París sea actualmente el centro de atención en el mundo occidental.

Según el informe The Global Terrorism Index, realizado para el Institute för Economics and Peace, el número de ataques terroristas en el mundo aumentó de forma considerable en 2014. En muchos de los casos, los atentados han sido llevados a cabo por grupos pertenecientes al extremismo islámico, como el reciente ataque terrorista de París. Sin embargo, alrededor del 80 por ciento de todas las víctimas del terrorismo son musulmanes que viven en países islámicos. Más aún, el 82 por ciento de todas las muertes en atentados terroristas ocurre en cinco países: Irak, Afganistán, Pakistán, Nigeria y Siria, todos con alta densidad de población musulmana.

En 2014 se registraron cerca de 10.000 ataques terroristas en el mundo y en más del 90 por ciento de los casos ello ocurrió en países con violaciones graves a los derechos humanos. Cerca de 18.000 personas murieron en los ataques, 14.722 de ellos en los cinco países anteriormente mencionados. Irak fue el más afectado, con 6.362 muertes en ataques terroristas. A los países citados los siguen otros bastante alejados de Occidente: India, Somalia, Filipinas, Tailandia, Yemen, Kenia, Egipto y Líbano, señala el informe.

Sólo el cinco por ciento de todas las muertes de los ataques terroristas entre 2000 y 2013 ocurrió en los países industrializados de la Ocde. En 2014 Turquía, México y Estados Unidos tuvieron ataques terroristas mortales.

Ahora bien, los responsables del 66 por ciento de todos los ataques terroristas ocurridos en el mundo en 2014 fueron cuatro grupos islamistas extremistas: al Qaeda, los talibanes, el Estado Islámico y Boko Haram, según el informe.

El número de ataques extremistas se incrementó en un 44 por ciento en comparación con el año anterior, y el número de muertes en un 61 por ciento. El informe constata que este incremento se debe principalmente a las guerras en Siria e Irak; sin embargo, existe un aumento constante de ataques terroristas desde el año 2000, hecho que podría relacionarse con una proliferación severa de los grupos radicales islámicos.

Esto demuestra que el terrorismo está creciendo rápidamente tanto en intensidad como en expansión. Un total de 60 países fueron expuestos a ataques terroristas mortales el año 2014. Además, The Global Terrorism Index identifica a 13 países en riesgo de aumento de terrorismo, entre ellos: Angola, Burundi, República Centroafricana, Irán, Israel, Malí y Sri Lanka, pero también señala que los actos terroristas se deben poner en una perspectiva adecuada. Aproximadamente el 50 por ciento de los ataques terroristas no registraron bajas mortales y la gente tiene un 40 por ciento más de probabilidad de morir en asesinatos comunes que en atentados terroristas.

De estos resultados se puede extraer tres conclusiones:

Son principalmente musulmanes los que mueren en el mundo debido a los atentados terroristas.

Los atentados terroristas ocurren principalmente en países afectados por conflictos.

Los atentados terroristas los llevan a cabo principalmente extremistas islamistas.

 

Mónica Mullor.

 

 

FOTO:AGENCIAUNO