En un entorno marcado por la ausencia de nuevos rostros y por la carencia de candidatos con un liderazgo real y transversal, sin lugar a dudas que vale preguntarse: ¿Es la licitación eléctrica el Mowag de Pacheco?
Publicado el 03.10.2016
Comparte:

No hay ninguna duda de que la última licitación de suministro eléctrico marcó un punto de inflexión en el sector y en el país. Con alcances insospechados, tanto para las compañías participantes, el Gobierno, los ciudadanos y un nuevo actor.

Primero, porque en lo relativo al sector y a la atracción de inversión extranjera esta licitación es relevante, pues se constituyó en la mayor subasta realizada en Chile para clientes regulados (hogares y pymes). Segundo, porque los GWH en cuestión (12.430) se adjudicaron a precio récord, casi un 40% menos que la licitación del año pasado y más de un 60% menos que la licitación del año antepasado. Tercero, porque participó el mayor número de empresas (84) que hasta ahora había participado en una licitación de estas características. Cuarto, porque puso un foco ciudadano en un debate al cual hasta la fecha el ciudadano no participaba, no le interesaba y no veía un efecto directo en su quehacer diario. Cabe mencionar que, producto de la licitación, se va a traspasar una rebaja de un 20% en las cuentas de luz.

Todos estos puntos coronan de una u otra forma el trabajo de Máximo Pacheco (ministro de Energía), validando una agenda ciudadana, diálogo abierto y fluido entre sector público, privado y actores de la más diversa índole. Por otro lado, se suman a la recientemente aprobada Ley de Equidad Tarifaria que tiene por fin bajar el monto de las cuentas de la luz en las comunas con centrales eléctricas. Misma ley que fue definida por el Gobierno como una de las leyes con  más impacto ciudadano, pues va de lleno a aliviar un tema cotidiano, tan importante e indispensable como es el monto a pagar por la luz eléctrica domiciliaria.

Sumado a todo lo anterior, y quiéralo o no, todos estos hechos acercan a Pacheco a la ciudadanía y de poco lo podrían situar como una alternativa  presidencial.

Por ende, y valgan las analogías, cuando vemos todos estos hechos en los que ha participado Pacheco, no puedo sino recordar a un Mowag desplazándose por Santiago, durante las inundaciones del 2002, en lo que más tarde se convertiría en el punto de inflexión del posicionamiento público y posterior candidatura de Michelle Bachelet.

En un entorno marcado por la ausencia de nuevos rostros y por la carencia de candidatos con un liderazgo real y transversal, sin lugar a dudas que vale preguntarse: ¿Es la licitación eléctrica el Mowag de Pacheco?

 

Claudio Ramírez, socio y gerente general de Llorente & Cuenca Chile.