Las fundaciones, que pueden defender simultáneamente principios morales fundamentales y construir diálogos civiles, tienen una oportunidad única de contribuir a este momento. Libres de muchas de las fuerzas que impulsan la industria y la política a favor de los clics y los votos, ellas pueden relevar el valor del diálogo inclusivo y potenciado.
Publicado el 02.01.2017
Comparte:

Varios expertos norteamericanos en filantropía hablan en estos días de las tendencias que habrá en 2017 en ese rubro en Estados Unidos. Entre los análisis que me parecieron  más interesantes están los que comenta Vikki Spruill, la presidenta y CEO del Council on Foundations.

¿Pueden estas tendencias ser extrapolables a Chile? Sin duda.

 

  1. Menos recursos para el tercer sector

 Tras la victoria de Donald Trump, quien fue elegido en una plataforma de cambio radical, y con un Congreso y un Senado controlados por los republicanos, un gobierno unificado está preparado para hacer cambios significativos en la forma y función del Estado federal. Con muchas promesas de campaña para hacer cambios en los programas de servicios sociales y recortar el gasto interno, es posible que los fondos gubernamentales para el sector filantrópico disminuyan en los próximos cuatro años.

Sin embargo, es posible que los donantes individuales y corporativos puedan intervenir para tratar de llenar algunas de estas brechas, de lo contrario no será posible alcanzar la escala de apoyo que existe actualmente en todo el sector. Con esto en mente, las organizaciones sin fines de lucro deben considerar la posibilidad de prepararse para un menor apoyo financiero.

 

  1. Crecimiento en financiamiento no restringido

Hay mucho que es incierto sobre el mundo en este momento. Europa sigue preparándose para las consecuencias del Brexit. Las tensiones crecen entre las superpotencias estadounidense y china. Los detalles de las prioridades políticas de Trump aún no han sido anunciados. A estas realidades se suma una economía en rápida evolución y nuevas tecnologías perturbadoras que surgen cada día.

Esta incertidumbre ya ha llevado a varias fundaciones a anunciar a sus beneficiarios una flexibilización de las restricciones a la financiación; muchas fundaciones probablemente proporcionarán una mayor apertura para las estrategias relacionadas con la misión que marcarán la diferencia. Se espera que en 2017 más fundaciones proporcionarán a sus beneficiarios el tipo de flexibilidad que les permitirá responder rápidamente a lo que está sucediendo.

 

  1. Las fundaciones se centran en su papel como “hubs”

Durante varias generaciones, muchas fundaciones no comunicaron mucho con el público. Este sector prefirió que su apoyo fuera silencioso y no proporcionó al público información detallada sobre sus estrategias de donación. Sin embargo, en las últimas décadas las fundaciones han priorizado cada vez más la transparencia y la comunicación de su trabajo, y ya se considera que las comunicaciones abiertas son un elemento esencial para fomentar la confianza y aumentar su acceso al pensamiento innovador.

Muchos todavía piensan en las fundaciones como una fuente de subvenciones. En nuestra era de la información, son tan importantes las ideas y conocimientos como los dineros. Una subvención a una sola organización permite el éxito del beneficiario, pero la promoción del pensamiento detrás de las subvenciones, así como sus resultados, permite un mayor aprendizaje y generación de ideas. Así como las fundaciones buscan maximizar sus activos financieros (como por medio de la inversión de impacto), se espera que en 2017 se verá un aumento en los esfuerzos para maximizar la economía del conocimiento del sector.

 

  1. La reforma tributaria está aquí

Los líderes republicanos se han estado preparando para la reforma tributaria desde antes de retomar la Cámara de Representantes en 2010. El vicepresidente electo, Mike Pence, ya ha indicado que será una de las cuatro prioridades para los primeros 100 días de la nueva administración. Esperamos que ocurra una gran reforma tributaria en el primer año del nuevo Congreso.

Será importante seguir este proceso de cerca y estar dispuesto a actuar para asegurar un ambiente fiscal positivo para las donaciones de caridad y el sector filantrópico. Dado el típico ciclo de 30 años de los esfuerzos de reforma tributaria, se puede decir que cualquier cambio que afecte a las organizaciones sin fines de lucro dará lugar a cambios generacionales en la forma en que perseguimos nuestras misiones.

 

  1. La filantropia tomará rol protagónico

Desde las elecciones, las fundaciones han expresado un interés renovado en defender los valores que consideran importantes y las causas y programas importantes que apoyan. Pero también han expresado su interés en desempeñar un papel en reunir a una nación dividida después de un ciclo electoral polémico y cacofónico.

Las fundaciones, que pueden defender simultáneamente principios morales fundamentales y construir diálogos civiles, tienen una oportunidad única de contribuir a este momento. Libres de muchas de las fuerzas que impulsan la industria y la política a favor de los clics y los votos, las fundaciones pueden relevar el valor del diálogo inclusivo y potenciado. 2017 será un año en que el perfil y el valor proporcionado por el campo de la filantropía aumentará.

 

Rosa Madera Núñez, experta en filantropía estratégica, fundadora de Empatthy