Menores sueldos hoy, implican menores cotizaciones, y esto a su vez se traduce en menores pensiones. Por tanto, tanta discusión previsional sería en vano si no se mejora el crecimiento económico del país.
Publicado el 21.08.2016
Comparte:

Chile encadena una serie de derrotas consecutivas y próximamente podría enfrentar el descenso. Obviamente la referencia no es a la selección nacional, donde orgullosamente Chile es un equipo de elite, sino que esta racha negativa ha sido acumulada por la economía nacional.

Tal como los clubes deben bajar su presupuesto y pagar menores sueldos tras caer a divisiones más bajas, los chilenos se enfrentan a una situación similar. Y menores sueldos hoy, implican menores cotizaciones, y esto a su vez se traduce en menores pensiones. Por tanto, tanta discusión previsional sería en vano si no se mejora el crecimiento económico del país.

Esta semana se publicó que la economía chilena creció 1,5% en el segundo trimestre de 2016. Por tanto Chile se dirige en velocidad crucero a un tercer año con crecimiento de 2,0%. Algunos celebran que este 1,5% fue mejor a lo esperado. Esta excusa es similar a si Brasil en su próximo partido de fútbol con Alemania pierde 5-0, y celebra el no repetir el 7-1 que le propinaron en el Mineirao en el Mundial 2014.

¿En qué división juega Chile? El PIB del país creció un promedio de 4,1% por año en los últimos diez años, y los salarios tuvieron un crecimiento real de 2,4%. Este 2,4% podría mantenerse si Chile logra recuperar el ritmo perdido y seguir en segunda división (“la B”). A pesar que invitaron a Chile en 2010 a participar de la OCDE, aún no es una economía de primera división, pero si se mantiene en “la B” quizás pueda pelear lentamente el ascenso, a través de altos crecimientos, y así llegar a ser un país desarrollado.

¿Qué implica el descenso? El escenario alternativo es que Chile no logre romper el estancamiento y siga creciendo al 2,0% por un largo período. Los salarios también podrían reducir su velocidad de expansión a la mitad y crecer 1,2%. Esto implicaría el descenso en algunos años, hacia la tercera división.

¿Cuánto nos baja el sueldo por caer de división? El salario promedio mensual de un chileno fue de $505.477 en 2015. Redondeado, para evitar complicaciones, queda en $500.000. Por tanto, en caso que Chile se mantenga en “la B”, en 25 años más el chileno tendrá un sueldo promedio de $905.000 (pesos del día de hoy), eso implica que su sueldo subió 80% en términos reales. En cambio, si Chile cae a la tercera división, el chileno promedio ganará $675.000 en 25 años más, 35% más que hoy. Todo esto es en pesos reales, así que no hay que preocuparse de la inflación.

Los números empiezan a tomar más fuerza a medida que se suma esta diferencia a través de los años. Un chileno que trabaje durante los próximos 25 años en un Chile de la segunda división acumularía $31.360.000 de mayores ingresos que el mismo chileno que trabaje en el Chile de tercera división. 31 millones de pesos que podría haber invertido para su jubilación.

En las últimas semanas, la discusión sobre las AFP ha aparecido en todos lados. El sistema previsional puede tener puntos perfeccionables y de eso los técnicos pueden dar muchos consejos. Pero no se debe descuidar el crecimiento de los salarios a partir de los cuales se generan esos ahorros.

Se debe tener cuidado con reformar el sistema de pensiones de tal forma que se afecte el crecimiento, pues eso terminaría bajando las pensiones en el largo plazo. La forma de recuperar un alto nivel de crecimiento quedará para otra discusión, por ahora que quede claro que debe haber una preocupación porque Chile no caiga de división, o si no cuando nos jubilemos nos quedaremos sin pensión.

 

Andrés Osorio, economista Econsult.

 

 

FOTO: PABLO VERA LISPERGUER/AGENCIAUNO.