El desafío de llevar adelante con eficiencia, eficacia y pertinencia los proyectos y soluciones planteadas, implican un trabajo conjunto entre los creativos e innovadores, las diversas comunidades sociales, las empresas relacionadas del área y las facilidades, normativa y políticas públicas de los gobiernos para avanzar decididamente en este indiscutible camino de llevar la arquitectura a ser parte de las soluciones para los problemas de la sociedad.
Publicado el 08.06.2016
Comparte:

La Bienal de Arquitectura de Venecia comenzó el año 1986 con posterioridad a la Bienal de Arte que se desarrolla desde el año 1919.

Este año, su 15ª edición, la responsabilidad del curador (curatore = el que cura y sana) recayó en el arquitecto chileno Alejandro Aravena, Director Ejecutivo de Elemental S.A., quien desarrolla una reflexión respecto a la escasez y la abundancia. Él la tituló “Reporting from the Front”.

Aravena invitó a 88 participantes provenientes de 37 países, que también toman como foco y lineamiento la reflexión de profesor Aravena. Estos profesionales de excepción en general combinan el trabajo concreto y de realidad con la academia. Ambas áreas se nutren mutuamente y generan propuestas de gran valor.

Tuve el honor de asistir y conocer este evento, que dura hasta el 27 de noviembre, como Director de Elemental S.A., junto a otros directores, patrocinadores, autoridades de la Facultad de Arquitectura de la Universidad Católica, además de un grupo de más de 130 alumnos de la misma universidad y de la U. Finis Terrae y amigos y familiares de Aravena. También fue significativa la presencia del Embajador de Chile en Italia, Fernando Ayala; el ministro presidente del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, Ernesto Ottone, y el Rector de la Universidad Católica de Chile, Ignacio Sánchez.

Conversando con el presidente de la Bienal, Paolo Baratta, respecto a su opinión sobre Aravena nos comentó: “Alejandro es un arquitecto joven que ha logrado el máximo que puede soñar un arquitecto. En un plazo inferior a un año fue nombrado curador de la Bienal de Arquitectura de Venecia y ganó el premio Pritzker. Me impresiona que con todo lo logrado, Alejandro siga siendo el mismo, cercano, familiar, una bellísima persona”.

Asimismo, me impresiona la cantidad de gente que participa y visita la Bienal, la diversidad de edades, lenguas y países, y que vienen a conocer, a compartir experiencias y generar contactos y relaciones en pos de apostar y apoyar el objeto de hacer válida la línea propuesta por el curador de esta bienal.

El desafío de llevar adelante con eficiencia, eficacia y pertinencia los proyectos y soluciones planteadas, implican un trabajo conjunto entre los creativos e innovadores, las diversas comunidades sociales, las empresas relacionadas del área y las facilidades, normativa y políticas públicas de los gobiernos para avanzar decididamente en este indiscutible camino de llevar la arquitectura a ser parte de las soluciones para los problemas de la sociedad.

Y como señala Alejandro Aravena: frente a la escasez: la inventiva e innovación, y frente a la abundancia: la pertinencia. Sin duda, este es un nuevo punto de vista y el gran desafío.

Por último, Venecia es maravillosa y además con estos cuatro días llenos de sol y cielo azul, la hacen esplendorosa.

 

Jaime Bellolio R., Director Elemental.