Es una pérdida de tiempo comenzar a buscar culpables. Más bien me enfocaría en buscar soluciones a los problemas actuales.
Publicado el 20.11.2014
Comparte:

Es muy fácil dejarse convencer cuando comparamos datos pasados, en especial cuando hay que traspasar culpas. No deja de darme vueltas haber escuchado al ministro de Hacienda en el Congreso, quien se refirió a la comparación entre el último trimestre de 2012 de 5.2% con el último de 2013 de 2.7%, comentando que la desaceleración comenzó en esta época y que en un año perdimos más de la mitad del crecimiento. Cuando uno analiza esta cifra no le presenta mayores problemas entender que efectivamente consideramos una pérdida de crecimiento, algo que llamamos desaceleración. La comparación de números no miente y la matemática simple pareciera ser una justificación al bajo desempeño conocido esta semana, siendo el tercer trimestre de este año uno de los más bajos desde la crisis subprime.

image002

Fuente: elaboración propia con datos del Banco Central.

image003

Fuente: elaboración propia con datos del Banco Central.

Cuando uno revisa los gráficos anteriores, se da cuenta de la gran caída que se registró en sólo un año. Por lo cual podríamos justificar las palabras de las autoridades y convencernos efectivamente de que la desaceleración comenzó hace dos años. Pero la curiosidad que siento por los números me ha llevado a seguir el mismo ejemplo, y comparar el tercer trimestre 2013 de 5% con el actual tercer trimestre 2014 de 0.8%, y cuando lo comparo siento que la caída es peor, en diferencia, que la comparación anterior. En esto me pregunto si podemos culpar a gobiernos anteriores de lo que ha pasado en el último año. Si miramos el gráfico de crecimiento desde 2012 en adelante, podríamos llegar a pensar que nos comenzamos a frenar desde el segundo trimestre de 2012, donde alcanzamos el crecimiento más alto en los últimos tres años. Sin embargo, si ocupamos esa interpretación para la caída en crecimiento actual, entonces debiéramos hablar de un frenazo con el pie a fondo.

image008

Fuente: elaboración propia con datos del Banco Central.

Lamentablemente, estos no son los únicos datos económicos pesimistas que conocimos esta semana. Como si  fuera poco, el indicador de inversión (FBCF- Formación Bruta de Capital Fijo) cae 9.9%, lo que significa cinco bajas consecutivas y el peor nivel desde la crisis asiática. Es una pérdida de tiempo comenzar a buscar culpables. Más bien me enfocaría en buscar soluciones a los problemas actuales. Por lo que quiero agregar al gobierno actual el eslogan “tenemos que apoyar a la clase media con cosas concretas”, palabras de la Presidenta Michelle Bachelet en línea con una corrección a las bandas del MEPCO (criticado mecanismo en la columna anterior) y que hoy podría llevar a las bencinas a caer $62, un alivio directo a los consumidores, a la clase media.

Volviendo a las cifras de crecimiento del último trimestre, comenzamos a ver cada vez menos probable que el país crezca el 2014 por sobre el 2%, sobre todo porque el crecimiento acumulado es solamente de 1.8% durante este año, y aunque nuestras esperanzas están puestas en el último trimestre, es probable que generemos un ritmo de crecimiento superior al tercer trimestre; pero estaremos alejados de generar un crecimiento que impulse la cifra anual por sobre la banda superior planteada por el Banco Central en el último IPOM.

El próximo 5 de diciembre conoceremos los datos del Imacec, información que podría confirmar el tan anhelado punto de inflexión. Si recordamos los últimos números de crecimiento de los meses de octubre (en los últimos 5 años) tienden a promediar 3.8%, pero debemos considerar que en octubre 2009 el crecimiento fue de -0.2% mensual. Hoy, y con nuestra aritmomanía sobre el último trimestre 2013, creo que crecer a un ritmo de 2.7%  sería una sorpresa positiva para el mercado, aunque siempre me suena el titular de Financial Times sobre “la nueva mediocridad”, ya que nuestro PIB potencial -capacidad de crecer- está levemente por sobre el 4%. Un número que hoy vemos muy lejano para el 2015.

 

Alexis Osses, Gerente de Estudios xDirect.

 

 

FOTO: PABLO OVALLE ISASMENDI / AGENCIAUNO