Cuando economistas y autoridades discuten la cifra macro de IPC de 5%, no discuten el verdadero monto olvidando que familias más vulnerables están pagando un costo de 9.4% a 12 meses, en este caso si el Banco Central mirara estas cifras, la decisión de subir la tasa de interés tendría que ser una prioridad.
Publicado el 13.09.2015
Comparte:

En un momento cuando las prioridades se acumulan y dentro de esas prioridades no logramos consensuar cuáles son prioridad, quisiera abrir desde otro punto de vista la cifra de IPC que tan comentada ha sido en la semana.

Datos del informe de desarrollo social del 2014 muestran que en el primer quintil de ingreso, aquellos que tienen un ingreso del hogar promedio de $250.096 poseen como gasto de hogar $335.273, muy superior al ingreso, lo que obliga al endeudamiento. Debemos considerar que la proporción de gastos del hogar destinados a bienes y servicios de primera necesidad representan en el primer quintil más del 90% del ingreso disponible, siendo totalmente vulnerables a presiones inflacionarias. Es así como la discusión trivial del IPC no toma la real importancia que merece, por lo que debemos plantearnos la pregunta: ¿Cuánto realmente está afectando la inflación a las familias más pobres? Debemos enfocarnos en la cifra, pero también en el impacto negativo en aquellas familias que destinan una gran proporción de gastos a bienes y servicios de primera necesidad (el primer quintil sobre 90% y el segundo quintil cerca de 70%).

La inflación total en Chile del mes de agosto fue de +0.7%, lo que acumula a 12 meses un nivel de inflación de 5%, muy por sobre la estimación del Banco Central y que tiene a muchos economistas criticando la demora en subir la tasa. Sin embargo, nadie ha sido defensor del impacto en las familias más pobres, ya que en algunos meses es incluso más del doble. En primer lugar, si tomamos en consideración una canasta solamente de alimentos y bebidas no alcohólicas para aquellas familias más pobres, el costo de IPC en el mes de agosto es de +3.3%, lo que significa un acumulado de 13.16% a 12 meses (canasta de 24 productos, en los cuales 20 son alimentos y 4 de bebidas no alcohólicas). Es en este punto donde tenemos que darnos cuenta de la real importancia de algunos productos en la canasta de IPC, los cuales están destruyendo el ingreso familiar de los dos primeros quintiles (familias vulnerables).

Si a la canasta de alimentos agregamos energía y transporte, encontramos un efecto mensual en agosto de +2.4% y acumulado a 12 meses de 10.55%, algo menor al IPC de solo alimentos. En este ítem, lo que ayuda es que la parafina cae -16% y el gas licuado -14% en 12 meses, pero olvidamos que la electricidad aumentó +21.1% en un año.

Al agregar vestimenta a la canasta anterior, obtenemos un IPC de agosto de +2.7% y con eso a 12 meses la inflación alcanzó un 9.41%, e incluso si agregamos a esta canasta el grupo de medicamentos obtendremos una inflación a 12 meses que se mantiene en 9.4%, aunque absolutamente de acuerdo que este promedio no refleja con certeza el alza en medicamentos para enfermedades con tratamientos costosos, pero si tomamos en consideración los de uso respiratorio estos también subieron 11.6% en 12 meses y de hospitalización 6.2% en un año. Con esto podemos hacernos una idea de que los servicios hospitalarios básicos en esta época están generando un problema a aquellas familias más vulnerables.

Cuando los economistas y autoridades discuten la cifra macro de IPC de 5%, no discuten el verdadero monto olvidando que familias más vulnerables están pagando un costo de 9.4% a 12 meses, en este caso si el Banco Central mirara estas cifras, la decisión de subir la tasa de interés tendría que ser una prioridad.

En conclusión, estas discusiones me recuerdan la lectura del libro “Cómo mentir con estadísticas” de Huff y Geis, sobre todo el capítulo de “las pequeñas cifras que no aparecen” en el cual tenemos que ser conscientes de que una subida de IPC hoy está dando un golpe de “knockout” a familias de los dos primeros quintiles (primer quintil ingreso 250.096 y segundo quintil 449.008).

 

Alexis Osses, Gerente de Estudios xDirect.

 

 

FOTO: PABLO OVALLE ISASMENDI/AGENCIAUNO