Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 11 de abril, 2018

Identidad de género, ¿es prioridad realmente?

Periodista y Licenciada en Historia UC Rosario Moreno
En el país mueren al año esperando atención de salud 15.600 chilenos. El Congreso tiene veinte temas más urgentes que legislar que la identidad de género. Imagino que hasta una persona con disforia de género lo entendería y estaría de acuerdo.
Rosario Moreno Periodista y Licenciada en Historia UC
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

No hay que conocer un caso de disforia de género para tener claro que la persona debe sufrir mucho en su búsqueda de ser hombre siendo biológicamente mujer o viceversa. También la familia debe pasarlo muy mal y, obviamente, se comprende.

Pero como ellos hay otros chilenos, también minorías, que sufren a diario la dura condición que les tocó vivir. Ejemplos hay muchos, pero que no salen en la prensa ni ocupan discusiones de las autoridades de este país.

¿Conoce a los niños con síndrome de Rubinstein? ¿O a parapléjicos que viven en el más triste abandono porque no sirven y son “aburridos” para los demás? ¿O el síndrome de Turner, que afecta sólo a las mujeres, y que la mayoría de ellas nunca podrá tener hijos?

Esto es real en Chile, pero parece que no importa, porque no está de moda. Cómo va a estar de moda si la agenda de la izquierda, muy astutamente, hace ya cinco años nos ha hecho pensar que la identidad de género es el centro de la discusión. Y cayeron los medios de comunicación, y cayó la centroderecha, y caímos todos.

Hoy Evópoli se siente triunfador de la postura que tomó el Presidente Sebastián Piñera sobre el tema, “ganándoles” a los conservadores de la UDI, como dicen ellos. Lo que no saben es que aquí ganó la izquierda, que nos ha hecho a todos hablar de este tema como títeres sin ni siquiera saber a cuántos chilenos les afecta la disforia de género, pero que se estima son menos de mil.

¡Bravo! Es para felicitar a la ex Nueva Mayoría, que incluyendo este tema como promesa de campaña, no lo convirtió en ley, y le va a tocar a un gobierno de derecha que no lo tenía en su programa firmar la nueva normativa. ¡Doble bravo!

Pero el tema de fondo es otro: los países siempre tienen múltiples necesidades, pero escasos recursos. Y no sólo económicos, sino que de energía, discusión, horas hombre, agenda, etc., por lo que se debe dar prioridad a lo más urgente. ¿Y que es lo más urgente en un país como Chile, en vías de desarrollo? Sin duda, salvar vidas. ¿Es más discriminatorio que se burlen de usted por ser transgénero, o morir por no ser atendido en un hospital por ser de escasos recursos?

En el país mueren al año esperando atención de salud 15.600 chilenos (última cifra es de 2016). Leyó bien, 15.600 chilenos. Esto equivale a que Chile pierda al año la población entera de ciudades/pueblos como Frutillar, Caldera, Chañaral, Algarrobo, El Quisco o Pichilemu. Un verdadero escándalo que no ocupa los titulares, discusiones y energía de un país para solucionar esta epidemia de muertes, cuyos verdugos son el Estado, los gobiernos, partidos políticos, y autoridades en general, que prefieren hablar de identidad de género antes de que Chile se nos está muriendo por negligencia.

También esto ocurre con nuestros niños, nuestros adultos mayores; pero no importa, primero está la agenda de la izquierda, y en la que cae la derecha, para ser políticamente correctos y no “ofender” a nadie. El Congreso tiene veinte temas más urgentes que legislar; es hora de que nos preocupemos de los grandes problemas reales aunque no sean políticamente correctos. Me imagino que hasta una persona con disforia de género lo entendería y estaría de acuerdo.

 

Rosario Moreno C., periodista y licenciada en Historia UC

 

 

FOTO: SEBASTIAN BELTRÁN GAETE/AGENCIAUNO

 

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más