Mientras estamos viviendo una crisis de liderazgo, donde las confianzas y la legitimidad de las instituciones y cargos se están viendo cuestionadas a cada momento, ¿a quiénes estamos nombrando en los cargos?
Publicado el 31.07.2016
Comparte:

No cabe duda que el sistema que sostiene al Servicio Nacional de Menores (Sename) necesita cambios profundos y estructurales, tanto de las políticas públicas como también en su administración y manejo profesional; pero designar a la polémica ex fiscal Solange Huerta ¿fue la mejor decisión?

Recordemos que la ex fiscal no sólo fue la mujer encargada de excluir a la Presidenta Michelle Bachelet de cualquier responsabilidad en los cientos de fallecidos la fatídica noche del 27 de febrero de 2010, sino que también fue quien sacó al fiscal Carlos Gajardo de la investigación en el caso SQM, instalando en ese puesto al hijo del ex senador Montes, coincidentemente del mismo sector político donde los parlamentarios estaban siendo investigados.

Entonces, una de las preguntas que nos podemos hacer después de este nombramiento es: ¿Solange Huerta resulta la mejor carta o la persona más competente para encabezar una institución pública que está en uno de sus peores momentos, enfrentando una crisis de proporciones? Quizás la respuesta que muchos están pensando es que Huerta ya está acostumbrada a dirigir casos de gran relevancia pública y por ende, en este momento, es la persona indicada para resistir la presión social y mediática que significa dirigir el Sename.

Pero, ¿qué es lo que queremos para nuestros niños y las futuras generaciones de Chile?

La escasez de liderazgos es un mal que afecta en estos tiempos, no tan solo a Chile, sino que al mundo entero. Mientras estamos viviendo una crisis de liderazgo, donde las confianzas y la legitimidad de las instituciones y cargos se están viendo cuestionadas a cada momento, ¿a quiénes estamos nombrando en los cargos?

Las características para ser un buen líder han ido evolucionando a la par con la evolución de los tiempos. En otras épocas, los líderes debían ser capaces de mantener lo que ya existía en la organización, institución o empresa; mientras que hoy lo que se necesita es, además de mantener lo existente, crear e innovar.

Necesitamos con urgencia darle importancia a esta crisis que estamos atravesando, con la finalidad de comenzar a formar nuevas generaciones abundantes en líderes positivos. Llegó el momento de darle un giro a lo que hemos estado manteniendo por años, para comenzar a vivir y experimentar grandes transformaciones sociales que contribuyan al bienestar de todos.

 

Mónica Reyes, Fundadora de Makers Liderazgo Femenino.