No somos ciudadanos de segunda clase, ni merecemos un trato de segunda. Por ello, ante todo pedimos respeto y un trato igualitario y justo.
Publicado el 18.01.2015
Comparte:

Un llamado a la Presidenta de la República a declarar estado de excepción en varias comunas afectadas por ataques incendiarios, como consecuencia de la escalada de violencia rural, en particular, incendios forestales en La Araucanía, realizamos hace unos días como Sociedad de Fomento Agrícola de Temuco, SOFO.

Una medida extrema y desmedida para unos; necesaria y efectiva para otros. Lo cierto es que este emplazamiento al Gobierno, que reiteramos y sostenemos sólo pretende ir en resguardo de las familias que están siendo afectadas y sufren atentados incendiarios.

Sabemos que a través de un estado de excepción, el Gobierno puede disponer de una serie herramientas especiales, que faculten con mayores recursos, por ejemplo,  a Carabineros, bomberos y brigadistas forestales, lo que les permitiría seguir ejecutando sus labores con una rotación adecuada de sus profesionales y voluntarios.

Nuestro llamado es a una excepción a toda la región, con énfasis en las comunas afectadas, en la provincia de Malleco: Renaico, Angol, Los Sauces, Traiguén, Lumaco, Ercilla, Collipulli, Victoria, Galvarino y; en Cautín, Temuco, Padre Las Casas, Vilcún, Freire, Gorbea, Loncoche y Teodoro Schmitd. Todas dañadas hasta ahora.

En noviembre, nos enteramos con estupor y, a través de las redes sociales, de la consigna a “quemar La Araucanía”, con un texto que precisaba desde el 25 de diciembre al 25 de marzo; mensaje que se ha cumplido a cabalidad y que nos confirma que estamos frente a grupos organizados. Y el modus operandi es el mismo: hay quemas o un ataque con fuego en un predio y acto seguido, una vez extinto, no sólo se vuelve a encender en el mismo campo, sino que en varias ocasiones bomberos y brigadas, que van a controlar el incendio, se encuentran con caminos cortados y son recibidos con disparos. Esto nos hace suponer que claramente no estamos frente a hechos fortuitos, sino a una acción planificada.

Nuestra solicitud se funda, además, en que estamos ante grupos que desean no sólo generar perjuicio patrimonial y poner en riesgo las vidas de brigadistas forestales, bomberos, carabineros, trabajadores agrícolas y las familias que habitan la zona, sino también desestabilizar al Gobierno.

Tal como dijimos en la inauguración de nuestra principal feria agrícola y ganadera, no somos ciudadanos de segunda clase, ni merecemos un trato de segunda. Por ello, ante todo pedimos respeto y un trato igualitario y justo con La Araucanía. Esa vez alzamos la voz para decir que en el sur de Chile hay terrorismo y, como ejemplo más claro, recordamos a los compatriotas desplazados de sus tierras. Si no lo quieren llamar terrorismo, llámenlo como quieran, pero desde Temuco les decimos que existen grupos organizados, ideologizados y financiados que buscan desequilibrar la democracia y poner en riesgo más de 200 años de vida republicana.

No queremos cosechar incertidumbres, queremos poner el foco en nuestra producción; continuar ocupando el liderazgo nacional como la principal región productora de cereales. Una Araucanía joven, pujante, con oportunidades en la multiculturalidad.

Queremos volver nuestra mirada a los campos, los ríos y a nuestra tierra, para continuar viviendo, trabajando y dando trabajo, de manera que esta querida Araucanía retome la senda que nunca debió perder. Sólo con el compromiso de todos, nuestra región volverá a ser pujante y con oportunidades para todos sus hijos, en completa paz y armonía.

 

Marcelo Zirotti, Presidente SOFO.

 

 

FOTO:DAVID CORTES SEREY/AGENCIAUNO.