Durante el discurso del 21 de mayo, la Presidenta Bachelet le vuelve a pedir a los chilenos hacer un esfuerzo conjunto para cruzar el río (volver a crecer). Sin embargo, esta vez ya no hay lógica que valga.
Publicado el 22.05.2016
Comparte:

En su cuenta pública del 21 de mayo, la Presidenta Bachelet reconoce que sin crecimiento económico no es posible el progreso social y hace un llamado para generar un pacto amplio para retomar el camino del crecimiento.

Este llamado es, por decir lo menos, sorprendente viniendo de un gobierno que ha subordinado completamente el objetivo del crecimiento económico al de su agenda de transformaciones estructurales, ya desde su campaña electoral a mediados del 2013. Y como quien siembra vientos, cosecha tempestades, el crecimiento económico en Chile efectivamente se esfumó.

En la fábula del escorpión y la rana, esta última acepta cruzar al escorpión al otro lado del río aún después de haber advertido del peligro de ser picada por dicho animal durante el trayecto. Lo hace porque el escorpión le explica con lógica impecable que no la picará, porque de hacerlo ambos perecerán ahogados en medio del río. Como sabemos, la naturaleza del escorpión se muestra más fuerte que su lógica, y éste termina picando a la rana y ahogándose en el río junto a ella.

La sociedad chilena se compró la lógica del escorpión durante la campaña presidencial del 2013. Le dio un respaldo contundente a la Nueva Mayoría (NM) para llevar adelante un programa que ofrecía igualdad y gratuidad o, lo que es lo mismo, más bienestar instantáneo para todos sin esfuerzo alguno. El programa de gobierno de la NM contemplaba un crecimiento económico de 4,6% anual comparado con un 5,3% anual del gobierno de Sebastián Piñera.

Al igual que en la fábula del escorpión y la rana, a corto andar la naturaleza del gobierno se mostró más fuerte que toda lógica. Las reformas impulsadas por la Nueva Mayoría destrozaron la capacidad de crecimiento de la economía chilena. En vez de mantener el ritmo de progreso económico, como se había prometido a la rana, éste se ha reducido prácticamente a cero ( el PIB per capita prácticamente no está aumentando). El gobierno es plenamente consciente del efecto negativo de sus reformas, pero su naturaleza es más fuerte. La NM quiere implementar en Chile un nuevo modelo de sociedad basado en la predominancia del Estado por sobre los ciudadanos cueste lo que cueste.

Durante el discurso del 21 de mayo, la Presidenta Bachelet le vuelve a pedir a los chilenos hacer un esfuerzo conjunto para cruzar el río (volver a crecer). Sin embargo, esta vez ya no hay lógica que valga. La sociedad ya ha sido picada en medio del río y se está ahogando con la falta de oportunidades de trabajo, el creciente desempleo y salarios que apenas aumentan para compensar el alza del costo de la vida. Más aún, la oferta del escorpión viene acompañada de la advertencia de que éste va a seguir promoviendo las reformas que han llevado a la economía a esta calamitosa situación. Más Estado (AFP estatal, US$ 75 millones para TVN) e incertidumbre jurídica ( proceso constituyente).

En estas condiciones, ¿quién en su sano juicio podría pensar que el llamado de la Mandataria encontrará buena acogida en la población?

 

José Ramón Valente, Foro Líbero.

 

FOTO: PRESIDENCIA DE LA REPÚBLICA

 

Ingresa tu correo para recibir la columna de José Ramón Valente