Si bien las elecciones no se ganan ni se pierden sino que se explican, ayer Chile Vamos tuvo menos explicaciones y más celebraciones, mientras que la Nueva Mayoría recién empieza hoy a recuperarse del mazazo electoral que le propinaron los chilenos.
Publicado el 24.10.2016
Comparte:

Después de la aplastante derrota electoral que sufrió en noviembre de 2013, la derecha chilena volvió a saborear la victoria en la contienda municipal de ayer. De la mano del ex Presidente Sebastián Piñera, el mismo líder que fue sindicado como responsable del revés electoral más importante sufrido por el sector en democracia, la derecha vuelve en gloria y majestad y se ubica en la pole position para volver al poder en las elecciones de noviembre de 2017.

Cuando se conocieron los resultados, las sonrisas abundaban en los comandos de campaña de los candidatos derechistas, mientras que la sensación de profunda derrota era palpable en el oficialismo. Después de haber arrasado electoralmente en 2013, la Nueva Mayoría sufrió una primera y aplastante derrota. Sus candidatos cayeron en importantes capitales regionales. Además de perder en las emblemáticas comunas de Santiago y Providencia, los candidatos de la Nueva Mayoría cayeron también en Maipú, La Florida y Puente Alto. Alcaldes de la centroizquierda que buscaban la reelección fueron derrotados en San Miguel, Pedro Aguirre Cerda, La Reina y Macul. Si bien en algunos casos los ganadores fueron independientes, la derecha recuperó comunas dolorosamente perdidas en 2012 y otras en las que incluso había puesto pocas fichas.

La derrota del oficialismo tuvo mucho que ver con el rechazo que genera el gobierno de la Presidenta Bachelet. Igual como ocurrió en 2012 con el fracaso del entonces oficialismo derechista, la alta abstención hizo más daño a los alcaldes que buscaban la reelección que a los desafiantes. La gente expresó su molestia castigando a alcaldes en ejercicio. Es verdad que la alta abstención es una señal de alerta para todo el sistema político, pero mientras la clase política debe entender que recibió una tarjeta amarilla, muchos alcaldes de la NM recibieron una tarjeta roja y deberán dejar sus cargos a fin de año.

Nunca es bueno ser candidato oficialista cuando el Ejecutivo tiene bajos niveles de aprobación. Pero ser candidato en comunas de clase media es especialmente difícil cuando el gobierno llegó al poder prometiendo ampliar las oportunidades para todos y, después de tres años, la gente percibe que se ha dedicado a quitarle los patines a la clase media para nivelar hacia abajo. El castigo al gobierno en las comunas de clase media —aquellas de los segmentos C2 y C3— refleja el profundo rechazo al programa que tan obstinadamente ha querido implementar la Presidenta.

Si bien las municipales no pueden ser interpretadas como anticipo de la próxima elección presidencial, desde que se realizan de forma separada de la contienda de concejales la coalición que ha vencido en las elecciones de alcaldes se ha impuesto en las presidenciales del año siguiente. En 2004, con Michelle Bachelet como la figura símbolo de la Concertación en las municipales, la coalición de centroizquierda se posicionó para ganar La Moneda el año siguiente. En 2008, de la mano de Sebastián Piñera, la derecha pudo celebrar por primera vez una victoria en la contienda municipal, quedando en inmejorable posición para ganar la presidencial de 2009. En 2012, aunque ella no estaba en Chile, Michelle Bachelet fue la figura que llevó a la centroizquierda a una victoria que fue la antesala del tsunami electoral de la Nueva Mayoría en 2013.

Este año las noticias son más mixtas. La caída en la participación constituye un problema para la clase política en su conjunto. Cuando dos de cada tres electores no votan, los abstencionistas constituyen una masa tan enorme que pueden generar un cataclismo electoral si se anima a participar. Basta que algún candidato antisistema logre entusiasmar a uno de cada tres abstencionistas y se redibuja profundamente el mapa político chileno.

Los independientes también celebraron. Si en 2012 hubo 56 ganadores independientes o de terceras coaliciones, esta vez uno de cada cuatro chilenos que votaron lo hizo por un alcalde que no pertenece al duopolio Chile Vamos-Nueva Mayoría. El crecimiento de los candidatos alternativos y un electorado llano a apoyar a candidatos por fuera de las coaliciones que tengan propuestas atractivas son luces de advertencia para los partidos tradicionales, pero especialmente para la derecha, que ahora está en la pole position para ganar en 2017.

En los próximos días, todos los partidos encontrarán una narrativa que les permita concluir que ellos también resultaron ganadores en esta elección, pero la alegría en los rostros de los líderes de derecha y la desazón que reinaba en la Nueva Mayoría debiera dejar claro quién fue el gran ganador de ayer. Si bien las elecciones no se ganan ni se pierden sino que se explican, ayer Chile Vamos tuvo menos explicaciones y más celebraciones, mientras que la Nueva Mayoría recién empieza hoy a recuperarse del mazazo electoral que le propinaron los chilenos.

 

Patricio Navia, #ForoLíbero 

 

Foto: RODRIGO SAENZL/AGENCIAUNO

Ingresa tu correo para recibir la columna de Patricio Navia