Más que una mujer que trata de conciliar trabajo y familia, hoy nos encontramos con hombres y mujeres que asumen corresponsablemente la misión del cuidado y mantención de su familia.
Publicado el 05.07.2015
Comparte:

La tasa de participación laboral femenina en Chile sigue siendo baja respecto de otros países: 55% (entre 18 y 65 años), pero ha crecido sostenidamente, según el Banco Mundial, desde un 20% en 1970 hasta que en 2009 superó el 50%. En la clase media y media–alta llega al 65%, siendo de un 72% en el quintil más alto de acuerdo a la Casen 2013. Dicha encuesta también muestra que un tercio de los hogares chilenos tiene una mujer como jefa. Estos datos sirven de contexto para situar el estudio “Mujeres en el Trabajo” realizado en junio de 2015 por Cadem y revista Capital.

La encuesta pregunta a hombres y mujeres acerca de su rol laboral y familiar, y sorprenden las diferencias en algunas respuestas de mujeres obtenidas en este año 2015 respecto de las que dieron en 2011. El 47% de las encuestadas dice ser el principal ingreso que aporta a su hogar (un 17% en 2011) y un 62% de los encuestados (66% en 2011). El 78% de mujeres dice trabajar en forma dependiente (82% en 2011) y 75% de los hombres (88% en 2011).

Cuando se les consulta por la compatibilización de sus roles de padre y madre con el trabajo, se hace evidente que cada vez cuesta más desempeñar ambos en armonía y parece haber aumentado la sensación de estrés, dado que sólo el 43% de las mujeres está de acuerdo en que encuentra las condiciones adecuadas para trabajar y ser mamá al mismo tiempo (71% en 2011) y el 49% de hombres (64% en 2011).

Por último, ante la pregunta si sería más fácil trabajar fuera de la casa si se contara con mejores guarderías, jardines infantiles y salas cunas, ambos coinciden que sí (hombres 87% y mujeres 83%).

El estudio muestra que la mujer se ha insertado más fuertemente y de manera más estable en el mercado laboral, independiente de su nivel de satisfacción o estrés ante los desafíos que le plantea el conciliar su rol laboral y familiar. Su participación y protagonismo son un hecho, y tanto ellas como ellos manifiestan que les sería más fácil trabajar fuera de la casa si contaran con más y mejores soluciones de lugares donde dejar a sus hijos.

Lo anterior demuestra que más que una mujer que trata de conciliar trabajo y familia, hoy nos encontramos con hombres y mujeres que asumen corresponsablemente la misión del cuidado y mantención de su familia.

Esta es una buena noticia para nuestra sociedad, toda sociedad avanza con la incorporación de más mujeres al mercado laboral y mayor participación de los padres en la crianza de sus hijos; uniéndolos en una misión conjunta y común. Lo que necesitamos es apoyarlos para que puedan salir a trabajar fuera de sus casas en mejores condiciones.

 

Mónica Reyes, fundadora de la red chilena de mujeres “Makers: Liderazgo Femenino”.

 

 

FOTOS: DAVID CORTES SEREY/AGENCIAUNO