La pregunta a responder es ¿por qué la ciudadanía está tan descontenta con sus autoridades y los sectores políticos? Sólo después de intentar responderla podemos presentar posibles soluciones con sentido.
Publicado el 09.10.2016
Comparte:

A propósito del último plebiscito del que hemos sido testigos en Colombia, y su alto nivel de abstención, y considerando que se llamó a tomar decisiones muy relevantes, cabe preguntarse: ¿estamos viviendo una abstención regional o incluso más amplia frente a la política y a nuestras decisiones como país? Hoy, en Chile estamos ad portas de enfrentar un proceso eleccionario a nivel municipal, y ¿cómo andamos por casa?

Según la última encuesta CEP, la cosa no se ve fácil para las municipales de este mes, ya que sólo un 27% de los encuestados está seguro de ir a votar, mientras el resto se divide entre un 24% que afirma que probablemente irá y el otro 16% que probablemente no. Pero, un 25% dice que con toda seguridad no votará y un 9% no sabe o no contesta.

Por lo anterior, y dado el bajo nivel de aprobación que tienen las autoridades elegidas por votación popular por parte de la opinión pública, además del carácter voluntario del proceso, el gobierno y todos los sectores políticos temen un alto nivel de abstención que, obviamente, resta peso al proceso eleccionario y representatividad a los candidatos electos.

Como, efectivamente, esto se ve reflejado en numerosas encuestas, el ministro Secretario General de Gobierno, Marcelo Díaz, propuso al Servel presentar una cinta audiovisual al Consejo Nacional de Televisión (CNTV) para que el organismo la califique de “interés público”, evitando un costo monetario. La pieza audiovisual se emitiría durante siete días justo la semana antes de las elecciones. Junto al spot, el gobierno comenzaría a exhibir por televisión abierta una nueva pieza para difundir la campaña de probidad “Las reglas del juego cambiaron”, iniciativa elaborada por la Secretaría General de la Presidencia (Segpres) para ser difundida como campaña de interés público, la cual ya fue aprobada por el CNTV.

El objetivo dice ser más amplio e incluye reforzar las medidas de probidad durante la campaña municipal, junto con fomentar las denuncias ciudadanas en caso de que los  candidatos infrinjan la ley.

En resumen, una solución de parche, además con el foco desviado. El verdadero problema radica en sus causas y la pregunta a responder es ¿por qué la ciudadanía está tan descontenta con sus autoridades y los sectores políticos? Sólo después de intentar responderla podemos presentar posibles soluciones con sentido.

Obviamente el problema no pasa por un spot más o menos. Y luego, las posibles denuncias de la ciudadanía no vienen al caso. Hay instituciones con las atribuciones y la misión de fiscalizar el adecuado funcionamiento de un proceso, como es el caso de las elecciones y la misión de ciudadanía no es esa.

¿Qué queremos para ese día? ¿Ciudadanos fiscalizadores a quienes generamos una mayor sensación de desconfianza en el proceso y sus involucrados o entregar  confianza y dar las garantías para que los chilenos vayamos a votar tranquilos?

 

Mónica Reyes R., Fundadora de Makers Liderazgo Femenino.

 

 

 

FOTO: RAFA MARTINEZ /AGENCIAUNO.