Desde la tarima de la inspiración “humanista cristiana” se empieza a justificar increíblemente una ley de aborto, en línea con la argumentación de la senadora Goic en la Comisión de Salud.
Publicado el 30.09.2016
Comparte:

A propósito de la votación de la senadora Carolina Goic sobre el proyecto de aborto, y casi a modo de justificación, el senador Ignacio Walker señaló en una columna en El Mercurio que la Democracia Cristiana es un “partido de inspiración humanista y cristiana, y de vocación popular, de carácter no confesional y no clerical, al interior de un espacio de centroizquierda”, lo que le ha significado a esta última ser un “signo de contradicción desde nuestro nacimiento como partido”, lo cual grafica en las votaciones y liderazgos de parlamentarios católicos de ese partido en una serie de proyectos de ley a los cuales la Iglesia se habría opuesto. Saca a relucir como contrapunto al Partido Conservador, “partido oficial de la Iglesia Católica, confesional y clerical” y desde el cual la Falange, que pasó ser luego la Democracia Cristiana, se escindió.

Así, desde la tarima de la inspiración “humanista cristiana” se empieza a justificar increíblemente una ley de aborto, en línea con la argumentación de la senadora Goic en la Comisión de Salud, la cual fue calificada por Joaquín García Huidobro en una carta como el “aborto bendito” por ser una especie de homilía con agua bendita favorable al aborto y tomando como fundamentos los valores propios del humanismo cristiano.

Ahora bien, ¿qué ocurriría al revés? O sea, si desde la misma “tarima humanista cristiana” se justificara que el proyecto de aborto atenta contra la dignidad humana. ¿Significa eso que la DC se convierta en un partido confesional y clerical? Evidentemente que no, lo que demuestra la falacia de la argumentación del senador Walker y el simplismo que significa la descalificación de ciertas posiciones bajo el “mote” de “clerical” o “confesional”. ¿Es clerical la senadora Alvear cuando señala que “si hay algo que desde siempre caracterizó a la Democracia Cristiana fue la defensa de la vida inocente”? ¿Es confesional cuando ella se refiere al V Congreso Ideológico de la DC que reconoce “la naturaleza espiritual y trascendente del ser humano” concibiendo la vida como una “identidad continua desde la fecundación hasta la muerte natural” y en que “la libertad e igualdad en dignidad y derechos con que nacen todos los seres humanos es compartida por los seres humanos que están por nacer”? Tal como están presentadas las argumentaciones, suenan más clericales los artificiosos razonamientos de la senadora Goic que la racionalidad y coherencia de la ex senadora Alvear, quien argumenta desde la instancia partidaria que fija el rumbo ideológico de dicho partido.

Al final, estas faltas de coherencia en temas doctrinarios o cambios personales de posición, que pueden estar basados en coyunturas políticas determinadas y con fuerte influencia de las encuestas, pueden terminar políticamente pasando la cuenta. Pero además, estas argumentaciones en que se descalifican posiciones bajo el mote de “clerical” o “gobierno de los curas”, pueden incidir en la secularización de la sociedad y en Estados que dejen de ser laicos y neutrales frente a la religión y pasen a ser “laicistas”, generando restricciones a la libertad religiosa, como cuando se empieza a negar la libertad de conciencia de médicos y clínicas en relación a la práctica de abortos o como cuando el Estado no permite una diversidad de proyectos educativos y sujeta la provisión de fondos al cumplimiento de condiciones “laicistas” en proyectos educativos cristianos. Respecto a estas discusiones, que ya estamos viendo a nivel público, no vaya Ud. a argumentar basándose en fundamentos racionales o de libertad religiosa, ya que rápidamente podría ser descalificado bajo el apelativo de “clerical”.

 

Ricardo Irarrázabal Sánchez, Voces Católicas.

 

 

 

FOTO: PABLO OVALLE ISASMENDI  /AGENCIAUNO.