La Señora M., con su 20% de apoyo, sigue haciendo y deshaciendo. Esto se parece a las sociedades “cascadas”, en que con un 20% de las acciones, se terminaba controlando todo. Pero la verdad, es que este país es hoy gobernado con un “esquema” de poder generado y controlado a través de “cataratas”, que generarán nuevos desbordes y aluviones. ¿Pasaremos Agosto?
Publicado el 24.04.2016
Comparte:

Las últimas lluvias, el mal manejo del río Mapocho y la partida de Don Patricio, distraen en estos días la atención de los temas de fondo y de la marcha del país. América Latina es testigo de profundos cambios políticos. La Señora K., tras perder el poder, organiza desde Calafate a sus huestes para hacer todo lo posible para que a Macri le vaya mal. Esta señora ha tenido la desfachatez de preguntar si los argentinos están mejor hoy o antes del cambio de gobierno. Macri, solo está intentando normalizar su país y transformarlo desde uno corrupto, en un país decente.

También, Macri intenta que el mundo vuelva a creer en Argentina y en sus habitantes. En Brasil el panorama es desolador. La Señora D. pretende convencer a sus conciudadanos y al mundo que es pura, honesta y trabajadora, como lo afirmó la Señora M. Brasil, que tiene gran incidencia en nuestro continente, de la mano Lula y del PT, la corrupción aumentó y el crecimiento disminuyó. Ahora enfrentan un futuro complejo, pues los zurdos a toda costa querrán afirmarse en el poder y como seguro sucederá, la Señora D. tendrá que irse para la casa.

El problema está en que esta guerrillera y sus secuaces continuarán después haciendo todo lo posible para que quien sea elegido en futuras elecciones, fracase. En Perú tendremos gobernando a otra Señora K. o a PPK, ya veremos. Por su parte, en Chile, nuestra Señora M. continúa sin claudicar con su proyecto transformador, para hacer de Chile un país más “justo, diverso, inclusivo, gratuito” y todos esos adjetivos de moda.

Llama la atención, cómo la izquierda, con ayuda de la prensa, del Congreso y de la “justicia”, logra sistemáticamente obtener fallos parciales y favorables a sus intereses. Las reformas aprobadas y en proceso de aprobación no harán más que profundizar la crisis. La reforma educacional, en etapa de implementación, no está financiada y es utópica; la reforma tributaria desincentiva la inversión y la reforma constitucional es un gustito ideológico de la Señora M. Por otro lado, vemos que se abren las puertas de nuestro país a los inmigrantes sin restricción, la mayoría sin profesión y provenientes de países sudamericanos. Este contingente exige de entrada, salud, educación y vivienda gratis.

La seguridad pública sigue fracasando. Los asaltos ya son con armas de alto poder, a plena luz del día y en cualquier parte (asalto en Lo Valledor). El río Mapocho se sale de su cauce, no por exceso de agua, sino por negligencia inaceptable de empresas privadas y por fallas en la supervisión del MOP. Se empieza a aplicar sobretasas a productos importados para proteger grupos de interés. Se aumenta groseramente el tamaño del Estado con miles de asesores y nuevos empleados, la mayoría con parentesco entre los que gobiernan. La política exterior se maneja de manera dubitativa y zigzagueante. Se le da importancia excesiva a las minorías, trastocando las tradiciones y el sentido común. Se atenta contra la vida del que está por nacer. No se enfrenta de manera coherente el conflicto armado en La Araucanía. Cada día un nuevo acto terrorista.

Se le da tribuna y poder a mujeres extranjeras, todas de izquierda, para acelerar los procesos de cambio. Se manipulan los programas de estudio en las escuelas de manera ideológica, para ensalzar figuras de triste recuerdo, como Allende. Todo esto sucede bajo el mando de la Señora M., que se va quedando sola en la región, tras el fracaso de la Señora K. y de la Señora D. Increíblemente, la prensa se preocupa más de temas domésticos de tercer orden, mientras el “proyecto socialista-comunista” sigue avanzando. El timonel del PC, Guillermo Teillier, asume como Presidente de la Comisión de RR.EE. de la Cámara de Diputados (¿qué opinarán nuestros socios OCDE?).

En el intertanto, la Señora M., se prepara para viajar al Chile Day en Londres, en que se pretende explicar a los mercados internacionales lo fabuloso de Chile como destino de inversiones. Linda tarea ad portas. Todas y todos se sacarán fotos con la Señora M., para dar al mundo financiero una señal de unidad. Simultáneamente, los agricultores de La Araucanía se organizan para defender a sus familias y a sus tierras. Los ciudadanos comunes extremamos medidas de seguridad en nuestras casas, las pymes ajustan presupuestos y reducen personal para enfrentar “lo que viene”. La CPC, en medio de un letal proyectil denominado “reforma laboral”, presenta su proyecto para mejorar la productividad, con interesantes propuestas. Sin embargo, no encontré una que planteara con mayúsculas: “Trabajar más y hablar menos”. No es sano que los gremios entren en esta habitualidad cómplice de diálogo inconducente. Primero hay que estar seguro de que el gobierno actual cree en la iniciativa privada y en la flexibilidad laboral, pues de lo contrario, todas estas iniciativas son “balas perdidas” y los gremios se transforman en “arroz graneado” o meros “acompañamientos”.

Veo a los partidos de oposición “adormecidos”, a los gremios empresariales “ingenuos”, a los ciudadanos “confundidos” y a los parlamentarios “en otra”. Los próximos meses, los observadores y el proceso constituyente ocuparán las agendas y los titulares. La Señora M., con su 20% de apoyo, sigue haciendo y deshaciendo. Esto se parece a las sociedades “cascadas”, en que con un 20% de las acciones, se terminaba controlando todo. Pero la verdad, es que este país es hoy gobernado con un “esquema” de poder generado y controlado a través de “cataratas”, que generarán nuevos desbordes y aluviones. ¿Pasaremos Agosto?

 

Andrés Montero, Ingeniero Comercial U. de Chile, M.A. The Fletcher School of Law and Diplomacy.

 

 

FOTO:CRISTOBAL ESCOBAR/AGENCIAUNO