Pese a los serios problemas conocidos en las últimas semanas, es de justicia reconocer el innegable aporte y contribución que el cuerpo de Carabineros brinda al país.
Publicado el 26.04.2017
Comparte:

Mañana jueves 27 de abril Carabineros celebra un nuevo año de existencia. En 1927 Carlos Ibáñez del Campo unificó las policías fiscales y comunales con el cuerpo de Carabineros del Ejército en una sola institución: Carabineros de Chile. Al cumplir 90 años, se alza como una institución sólida, cuyo prestigio se sobrepone a los vaivenes históricos y a algunas situaciones coyunturales.

Es imposible negar que este nuevo aniversario no encuentra a Carabineros en un buen momento. Una serie de lamentables y vergonzosos casos de corrupción se han descubierto en los últimos meses. Un desfalco que ya supera los 13.000 millones de pesos habría sido cometido por un grupo de altos oficiales y otros miembros de la institución, que traicionaron la fe y confianza que la ciudadanía ha puesto sobre sus hombros. Esto es más lamentable aun considerando el compromiso asumido al ingresar a la institución y a las indudables muestras de servicio público que brinda Carabineros de Chile día a día en los más diversos lugares.

Esto ha sido percibido por la ciudadanía. Tanto es así, que la aprobación a la labor de la policía uniformada -graficada en la encuesta Plaza Pública CADEM- alcanzó un peak de apoyo popular de un 77% en febrero de 2017, en medio de la crisis de los incendios. Hoy, tras conocerse los mencionados hechos de corrupción, ese respaldo ha descendido a un 61%.

Sin embargo, es de justicia reconocer el innegable aporte y contribución que el cuerpo de Carabineros brinda al país. En ese sentido, hay por lo menos tres grandes fuentes de legítimo orgullo que los chilenos podemos sentir por su trabajo.

Primero, por su clara vocación de servicio, que los lleva a ser los primeros en enfrentar cualquier emergencia que afecta al país. Combaten el crimen e intentan, dentro de sus posibilidades, mantener nuestras calles y hogares en paz y tranquilidad, de acuerdo a su misión institucional. Junto con eso, los chilenos valoramos ese “ir más allá” de su misión, destinando tiempo, esfuerzo y recursos a cosas pequeñas como ayudar a personas con necesidades específicas, a los ancianos, asistiendo partos de emergencia, entre otros.

En segundo lugar, Carabineros de Chile tiene una presencia activa en todo el territorio nacional: desde el desierto en el norte hasta la Patagonia en el sur, en los grandes centros urbanos y también en las pequeñas y apartadas comunidades rurales.

Finalmente, sabemos del gran prestigio internacional de la institución. En este sentido, los turistas que visitan nuestro país reconocen el profesionalismo y honestidad de nuestras fuerzas de orden y seguridad. Asimismo, son varios los países latinoamericanos que envían a los integrantes de sus policías a perfeccionarse en las escuelas de formación que tiene Carabineros. Es una reputación de excelencia que ha trascendido las fronteras.

Carabineros de Chile cumple 90 años. Reciban sus funcionarios un saludo afecto, convencidos de que superarán los problemas puntuales que afectan a la institución y de que seguirán sirviendo al país con el espíritu de servicio que los caracteriza.

 

Julio Isamit, coordinador político de Republicanos

 

 

FOTO: JUAN GONZALEZ/AGENCIAUNO

 

Ingresa tu correo para recibir la columna de Julio Isamit