Que la precandidata del Frente Amplio crezca tanto en conocimiento no es algo sorprendente ni alentador. Menos cuando, según la encuesta Cadem, bajó un punto respecto a quién creen los chilenos que será el nuevo Presidente, y se mantuvo en un discreto 6% en las preferencias de voto si las elecciones fueran este domingo.
Publicado el 04.05.2017
Comparte:

Domingo en la tarde. barrio Lastarria. Un grupo de jóvenes instala un sencillo parlante conectado a un teléfono inteligente y de inmediato comienza a escucharse un amplio abanico de declaraciones de Beatriz Sánchez sobre los más variados temas. La gente se detiene, con curiosidad, pues las frases, aunque sin contenido, son música que siempre atrae: libertad, justicia, igualdad, lucro, poderosos, poderes fácticos… Mientras tanto, los voluntarios se acercan a la gente para pedir apoyo a la figura política del momento.

Dos días después se conocieron los resultados de las encuestas GFK Adimark y Cadem. En ambas, Sánchez irrumpe como candidata a la Presidencia de Chile, con un crecimiento sorprendente desde que lanzara su campaña hace precisamente un mes.

Sin embargo, hay que detenerse a ver con sosiego los resultados de ambas mediciones de opinión pública.

En Cadem destaca el alza de 20% que tuvo la periodista en conocimiento, lo que no es una cifra para descorchar ni siquiera un vino sencillo. Sánchez irrumpió hace un mes y ha sido noticia todos los días, con un contraste fuerte con las divisiones en la Nueva Mayoría y la pasividad propia de una pre-precampaña en Chile Vamos. Y desde el anuncio de sus intenciones presidenciales tanto Sebastián Piñera como Alejandro Guillier tuvieron una irrupción tan o más meteórica que la de Sánchez.

Por lo mismo, que la precandidata del Frente Amplio crezca tanto en conocimiento no es algo sorprendente ni alentador. Menos cuando, según la misma encuesta Cadem, bajó un punto respecto a quién creen los chilenos que será el nuevo Presidente, y se mantuvo en un discreto 6% en las preferencias de voto si las elecciones fueran este domingo.

Por su parte, en Adimark destacan los 11 puntos con los que Sánchez inicia su precampaña. Pero hay que entender que el trabajo de campo realizado por la empresa fue un día antes del lanzamiento de la campaña de la periodista y en un mes en el que la Nueva Mayoría finalmente dejó de existir, incluyendo la bajada de candidatos que aún figuran en la medición, como Ricardo Lagos. No olvidemos que Guillier también se disparó 10 puntos de un mes a otro apenas se mostró dispuesto a competir por La Moneda.

En definitiva, por supuesto que es llamativa la irrupción de la periodista en la carrera presidencial. Sin embargo, seamos cautos con estas figuras que emergen del mundo mediático y sin contar con una trayectoria política previa, porque una cosa es iniciar la carrera y otra muy distinta es ser capaz de mantenerse en el tiempo, de mostrar musculatura suficiente para ser más que una figura atractiva y, especialmente, de lucir un proyecto y discurso sólidos que vayan más allá de frases hechas que salen de un parlante en Lastarria.

 

Alberto López-Hermida, doctor en Comunicación Pública y académico UAndes

 

 

FOTO: VICTORPEREZ/AGENCIAUNO