¿Tendrá nuestro país el capital humano y la capacidad logística para responder a los estándares que tiene una empresa como Amazon en EEUU? ¿Serán capaces nuestros emprendedores y pymes de subirse al comercio digital? ¿Estamos preparados para la revolución productiva y laboral que ya está a la vuelta de la esquina? ¿Será éste un tema de los próximos debates presidenciales? Ningún candidato ha dicho nada al respecto.
Publicado el 01.05.2017
Comparte:

El imperio de Amazon y qué podría amenazarlo” fue el titular del Economist hace algunas semanas. Los inversionistas creen que Amazon será la firma que crezca más rápido, más lejos y por más tiempo. ¿Estarán exagerando? Su fundador y CEO, Jeff Bezos, está convencido de que tiene algo épico en sus manos con la quinta compañía con mayor valor bursátil a nivel mundial (US$400 billones) y el retailer más grande del comercio electrónico de Estados Unidos.

Amazon partió revolucionando las librerías vendiendo online a precios muy bajo, para luego digitalizarlos a través de su lector Kindle. Hoy, su asistente virtual Alexa ya tiene más de 10.000 servicios (como aplicaciones en el celular), recibe pedidos de cualquier producto y lo entrega a las dos horas en la casa del comprador. Y la cantidad de información que constantemente está recopilando con su nuevo servicio Amazon Web Services (AWS) le seguirá entregando a la empresa una tremenda ventaja comparativa de increíble valor.

¿Podrán sus competidores y una posible acción de ley antimonopolios amenazar el crecimiento de Amazon? Incierto. Lo que sí es seguro, en cambio, es que su liderazgo y constante innovación harán que todos los otros jugadores que quieran competir en las industrias donde Amazon opera tendrán que estar preparados para disputarle al gigante una tajada de esos mercados. Un botón de muestra: según Crédit Suisse, al término de 2017 se piensa que cerca de 8.640 tiendas de grandes comercios deberían cerrar en Estados Unidos debido al auge del comercio electrónico.

En Chile, las ventas online crecieron el año pasado en torno al 20% (casi diez veces más rápido que las ventas en tiendas físicas), y de seguro seguirán ganando terreno a buen ritmo en los próximos años. La Cámara de Comercio de Santiago calcula que el 75% de la población es usuaria de internet, y que cerca de cuatro millones y medio de personas son compradores habituales que gastan en promedio $370 mil pesos al año en línea. La preocupación es con los pequeños comerciantes, ya que menos del 5% de ellos tiene algún tipo de venta online. Si aspiran a mantener vivas sus oportunidades de seguir captando un porcentaje del mercado, deben subirse urgentemente al carro de la venta digital.

AWS ya está en Chile y a fines de año debería comenzar a funcionar el servicio Amazon Prime Now, con su sistema de distribución a lo largo del país. Si bien hemos logrado una bastante eficiente adopción de la nube, todavía no contamos con buenos sistemas de reparto (basta ver la enorme cantidad de reclamos por eso ante el Servicio Nacional del Consumidor). Por otro lado, no sabemos si los retailers nacionales verán a Amazon como un poderoso competidor… o como un gran aliado.

¿Tendrá nuestro país el capital humano y la capacidad logística para responder a los estándares que tiene una empresa como Amazon en EEUU? ¿Serán capaces nuestros emprendedores y pymes de subirse al comercio digital? ¿Estamos preparados para la revolución productiva y laboral que ya está a la vuelta de la esquina? ¿Será éste un tema de los próximos debates presidenciales? Ningún candidato ha dicho nada al respecto.

Jack Ma, fundador del gigante comercio electrónico chino Alibaba, dijo en una reciente conferencia a emprendedores que las sociedades deben prepararse para décadas de sufrimiento debido a la penetración de internet y a la disrupción que ha generado en las economías del mundo. Estamos advertidos.

 

Felipe Magofke, consultor de Innovación y Emprendimiento

@fmagofke