Creamos un listado con la que, a nuestro juicio, sería la Selección Nacional de Cocineros, una oncena con una pizca de humor para mapear algunos comedores y ver qué puesto ocupan los actores chilenos más relevantes de nuestra escena gastronómica.
Publicado el 22.06.2017
Comparte:

Acá nos avocamos a un ejercicio que consideramos necesario ante la contingencia del fútbol y los contenidos que bombardea la Copa Confederaciones 2017. Realizamos una convocatoria imaginada con la difícil misión de consolidar una oncena titular, una suerte de dream team de la cocina chilena actual. Siempre es un ejercicio injusto, por los que quedan fuera, pero los titulares de esta temporada son…

En punta, al igual que Eduardo Vargas. Pareciera que se mueve poco, pero siempre está en la delantera y, apenas puede, su instinto goleador asesta las dianas que todo el equipo requiere. Premios y condecoraciones a su haber, tiene una mirada goleadora y desde su estación Boragó (www.borago.cl). Rodolfo Guzmán es uno de los goleadores de la cocina local, con su cocina de vanguardia.

Así, llena de cachañas, fresca y ambiciosa es la cocina de un “niño maravilla” de la culinaria local. Con hambre de más condecoraciones y gloria, este jugador ha demostrado que puede estar en cualquier cancha: Kurt Schmidt y el talentoso chef pastelero Gustavo Sáez demuestran que 99 está para grandes cosas y algún día llegar a lo más alto (www.99restaurante.com). Ambos se complementan como Isla con Sánchez por una banda que abarca casi todo el espectro de los sabores de una nueva cocina nacional.

Acá hay un jugador que desde atrás y a veces en solitario saca a relucir con fuerza la sazón nacional. A veces más contenido, otras veces agazapado en una trinchera de sabores poderosos. Buen ímpetu es el que demuestraCristián Correa, quien, como Gary Medel, cumple la máxima de que el tamaño no tiene nada que ver con la posibilidad de ser un grande y un referente desde su comedor Mulato (www.barriolastarria.com/restaurant_mulato_barrio_lastarria.htm).

Al igual que el capitán Claudio Bravo, el cocinero Patricio Cáceres se ubica bajo los tres palos desde las bases, y sus manos sostienen firme el concepto de una cocina anclada en las tradiciones, y que no tranza con modas ni estilos en boga para convocar a los comensales desde su cocina taller Motemei. (www.motemei.cl)

Por las bandas, Pilar Rodríguez, al igual que Jean Beausejour, recorre una y otra vez el sector izquierdo de la cancha con gran generosidad y también recorre los sabores del país desde su cuartel general Food & Wine Studio (www.pilarrodriguez.cl), ubicado en La Carretera del Vino  en Santa Cruz, donde desarrolla una cocina nacional con talento innegable.

Otra talentosa estrella de nuestro firmamento culinario, que se ha probado tanto en escenarios europeos, como a nivel latinoamericano, pertenece a una suerte de aristocracia culinaria. Más que un juego de palabras, como Charles Aránguiz, Carolina Bazán podría ser la princesa de la escena local y desde su nuevo Ambrosía Bistro (www.ambrosiabistro.cl), recientemente inaugurado, demuestra que su talento se mantiene intacto en cualquier cancha.

Al igual que Arturo Vidal, éste convocado es un jugador que se desempeña bien en ambos lados de la cancha. En el más tradicional o en el de la vanguardia. Abarca casi todas las zonas del campo desde lo más sencillo a lo más encumbrado. Técnicas y protocolo del fine-dine con los sabores del ADN local. Áxel Manríquez es también el favorito de la Presidenta desde el fogón del Bristol en Hotel Plaza San Francisco (www.plazasanfrancisco.cl/es-es/restaurant-bar/bar-bristol.htm).

Rolando Ortega estrena esta temporada con una nueva coctelería y platos desde su casa más reciente, Casa Alma (ellibero.cl/guia-de-tiempo-libre/casa-alma-lo-nuevo-de-rolando-ortega/). Pero no sólo puede ser un reemplazo de Marcelo Díaz, sino que demostrar que como volante, sabe buscar los espacios de ingredientes olvidados por los rivales y crear jugadas maestras, que son el motor y centro de un equipo que con ingenio y talento marcan golazos al paladar sin la necesidad de tantos pases.

Uno que podría jugar de Eugenio Mena o bien ocupar el puesto de Gonzalo Jara, es Ignacio Ovalle, quien desde el novísimo 3er Piso en La Vinoteca Nueva Costanera puede que cambie un poco la mano, dependiendo del equipo. Lo cierto es que tiene muñeca para defender los sabores tradicionales, aunque tiene una técnica exquisita que reverencia un saber hacer más europeo que local. Es su momento de probarse.

Uno que tiene talento, tezón y aunque no había sido convocado en el último tiempo, cada vez que tiene la oportunidad para mostrar sus dotes, demuestra que tiene madera y razones de sobra para vestir esta camiseta. Así como José Pedro Fuenzalida, desde el EuropeoFrancisco “Chapita” Mandiola sigue vigente en su propuesta culinaria y de seguro esta temporada demostrará que se ha ganado el puesto a pesar de la ausencia.

Para finalizar, les entregamos una banca de lujo con una nómina de jugadores y sus respectivas casas: Giancarlo Mazzarelli (Oporto), Luis Cruzat (Latin Grill), Manual Subercaseaux (Espíritu Santo), Iván Lara (Ápice), Leonardo de la Iglesia (Caperucita y El Lobo), Carlos Mardones (Macerado), Pato Lehuede (La Aldea) y Claudio Úbeda (The Glass). Como Director Técnico, obvio, un argentino. Tiene una idea de juego clara (no necesariamente basada en el amateurismo) y abraza una camiseta “Chelena“. Dio cátedra a muchos cocineros locales y se ganó el respeto del camarín al instaurar un comedor consagrado a las cocinas ancestrales del territorio. Se trata de Juan Manuel Pena (Peumayén).