El Club de Pedro y Fabiola mantiene algunos códigos de una cocina franca, fresca y bien preparada, donde los productos del mar nos sorprendieron por su calidad, cantidad y montaje.
Publicado el 03.05.2018
Comparte:

No es tarea sencilla. En la autoproclamada Capital Gastronómica de Chile encontrar un comedor con un estándar regular no es precisamente sencillo. Se requiere suerte o someterse a la infundada popularidad de establecimientos que, si bien no fallan, tampoco sorprenden (ejemplos como Altomar by La Gatita).

En eso de ir buscando y con una mochila de prejuicios, a ojos cerrados, casi a dedo descubrimos un establecimiento que, a un año de su remodelación, mantiene algunos códigos de una cocina franca, fresca y bien preparada, además de un batallón de mozos con cancha y oficio. Sin la nota folclórica de la mesa coja, es un lugar amplio, luminoso, de mobiliario confortable y un respetuoso espacio entre mesas. El lugar dispone de amenidades en formato canapé como testimonio de la hospitalidad de antaño.

De la oferta destaca su Primavera de mariscos ($15.990) que compendia productos relacionados a la categoría premium de lo que el generoso mar nacional es capaz de entregar: salmón ahumado, pinzas de jaiba, centolla, ostiones, choritos, ostras y los sabrosos camarones de orilla, que deberían dejar sin presencia el sobrevalorado y congelado sinsabor del camarón ecuatoriano. Nos sorprendimos por el montaje, la cantidad (perfectamente para dos), la calidad de los insumos, la frescura. Este pie ya pasa la prueba.

Otra prueba de fuego, pedir un pescado frito. En este caso una reineta entera con una costra que evidencia una fritura profunda bien ejecutada, con un batido crocante y sabroso. Optamos por un tradicional puré, de aspecto y sabor casero, evocativo, sin pretensiones ni arrebatos poéticos son más frufrú retórico que un sabor sin ambages. Otro recomendable es el Scarpin del Club: brochetas de congrio, camarón ecuatoriano, loco, ostión y calamar, todo apanado. Un emblema de esta “picada” gourmet, comedor también recomendable para ir en familia, con niños. Ojo, que los fines de semana es menester reservar previamente.

Club de Pedro y Fabiola. Av. Los Pescadores 41, Concón (ver mapa). Tel. (32) 317 6472.