Esta nocturna tuvo un exitoso debut (12.3 puntos) tanto en rating como en los comentarios en redes sociales, quedando segunda en su horario, por lo que será emitida cuatro veces a la semana. Sin embargo, para mí (más allá del rating) tiene un valor mayor.
Publicado el 12.01.2017
Comparte:

¿Qué harías si te dijeran que te quedan tres meses de vida? Difícil de responder, cierto. Bueno, más o menos esto trata de revelar la última apuesta de TVN, “Un Diablo con Ángel”. Un argumento que a primera vista parece tan trascendental es transmitido en forma liviana, con una buena cuota de humor -muchas veces negro y/o absurdo- que se agradece.

Partamos por lo básico, que es la trama de la nueva serie del canal estatal: Benjamín Vicuña es Gaspar Muñoz, un ejecutivo que no tiene códigos ni moral, egoísta, individualista, que habla por celular mientras maneja, situación por la que sufre un accidente y la vida le da una segunda oportunidad. Así, acompañado de un ángel de la guarda (interpretado magistralmente por Daniel Muñoz), empieza a experimentar la posibilidad de un cambio que lo ayudará en un plazo de 90 días a salvar su alma. Cambio que, según dejan entrever los siete capítulos que la producción lleva al aire, se sustenta en aprender a amar.

Ya que este hombre, aparentemente exitoso, ha transformado su existencia en un desastre, quebrando todos sus vínculos con la familia. Hasta ahí, un argumento sencillo, que me recordó una serie “del cable” (que ahora puede ver en Netflix, obvio) llamada Drop Dead Diva (Googlee si es que no sabe de qué trata).

Pero vamos al grano: esta nocturna tuvo un exitoso debut (12.3 puntos) tanto en rating como en los comentarios en redes sociales, quedando segunda en su horario, por lo que será emitida cuatro veces a la semana. Sin embargo, para mí (más allá del rating) tiene un valor mayor y, tal como titulé esta columna, le da sentido de vida a TVN. Sí, un canal que el año pasado la sufrió, que tiene un matinal a medio morir y cuyas cifras no son precisamente azules. Pero que no dejó de hacer ficción, muestra de ello son El Camionero y ahora Un Diablo con Ángel y, el hecho de que les esté yendo bien, es un premio a la constancia.

Factores que no son al azar, pues se ha visto una gran inversión en marketing. Ya les hablé sobre “Moperna” (serie web con que promocionaron a Blanca Morales, secretaria de Vicuña en la serie, interpretada por Elisa Zulueta), y de la fuerte publicidad en calle y la gestión masiva en la prensa con entrevistas a los protagonistas. Además, en lo rápido de los capítulos y los personajes, se nota la mano de Marcelo Castellón, el jefe de guión, quien por si no lo recuerda fue el libretista responsable de Soltera otra vez, en Canal 13.

Este estilo permite que la serie no sólo cuente con las historias de los protagonistas, cuyas interpretaciones son más que destacables, si no que los personajes que apoyan la trama principal son únicos y reconocibles en el día a día de cualquier persona “de a pie”.

Entre ellos destaco a Feña Salazar (Cata Martín) y Maritza Reyes (Carolina Paulsen), amigas del personaje de Zulueta y que son un regalo de la vida pues (aunque muchas veces sean inoportunas) están ahí para apoyarte, buscan novio y son las más apañadoras cuando las necesitan. O Roberto Farías, interpretando a Patricio Aguilera (cuñado de Vicuña en la serie), un bonachón marido que no es capaz de contradecir a su esposa o decir que no a su hija, pero que es más “bueno que el pan”. Siempre atento a compartir en familia, armar un buen asado o ayudar a quien lo necesita. Y, por último, un Julio Yung (José Pablo Donoso) interpretando al jefe de Gaspar Muñoz: un viejo medio loco y absurdo, que anda con su perro para todos lados, pero que logra sacar carcajadas y le da frescura a la trama.

Qué ganas que TVN pudiera sacar los 20 o 30 puntos que sacaban en los 90, pero para eso debiesen pasar muchas cosas primero para que el nivel de televisores encendidos subiera. Por ejemplo, que Mega no tuviese ese monopolio de rating, que bien ganado lo tiene. También, entendiendo que por horario y por la vida misma, la gente (audiencia) quiere reír un poco más. Pero igual la teleserie nos alegra y es una buena alternativa a las Kosem (telenovela turca que emite Canal 13) y que le da la pelea al imbatible Sres. Papis de Mega. Bien por TVN. Al parecer ya ven la “luz” al final del túnel. Espero que Jaime de Aguirre les de la pincelada final, porque siguen fallando mucho (¡cómo dan su estreno a la misma hora que Sres. Papis y del lanzamiento de un nuevo programa de Rafa Araneda de CHV!). Igual, se agradece el esfuerzo.

 

Vasco Moulian, académico UDD