Después de una sexta temporada que parecía apagarse, el personaje interpretado por Jeffrey Dean Morgan ha sido la clave para atrapar de nuevo a los televidentes. Ya se estrenó la segunda parte de la nueva entrega y aquí hacemos un repaso de las razones para seguirla viendo, o de retomarla.
Publicado el 16.02.2017
Comparte:

Negan oxigenó a “The Walking Dead”. Especialmente luego de una sexta temporada que parecía el estertor de una serie que ha atrapado a millones durante más de cinco años. Es el villano necesario en cada historia, el Guasón que a lo Heath Ledger logra intimidar y acabar con la zona de confort del protagonista.

Hasta ahora, el Gobernador había sido la contrafigura más importante para Rick. Sin embargo, albergaba un dolor que se convirtió en un punto débil: lo que le había sucedido a la hija, convertida en zombi, a la que cuidaba y alimentaba con la intención de algún día curarla. Negan, en cambio, pareciera no tener ningún talón de Aquiles. Actúa como quien se sabe invencible e indolente. No tiene nada que perder, aparentemente.

Desde la muerte del Gobernador, “The Walking Dead” se había convertido en una serie predecible en la que Rick resolvía cualquier calamidad sin mayores contratiempos. Hubo momentos interesantes en Alexandria, ese poblado en el que fueron recibidos en la quinta temporada y dónde encontraron una convivencia que en mucho tiempo no veían. Pero ese resguardo por el buen vivir en el pueblo era su principal debilidad. No estaban preparados para la hostilidad mientras estuvieran bajo el manto protector al liderazgo de Deanna Monroeque prefería mantener a los habitantes en tareas cotidianas y normales en lugar de adelantarse a los conflictos. Todos ellos resguardados por una gran muralla, su única defensa a zombis y malhechores.

A partir de entonces, la mayor tensión se concentró en Alexandria, donde surge el conflicto entre prepararse para enfrentar futuros problemas y los que prefieren mantener la calma que hasta ahora han tenido los residentes en esa zona segura. Algunos capítulos entonces fueron redundantes y predecibles,otros se adentraron en los conflictos personales e internos, como lo ocurrido con Carol, quien parece estar cansada de tanta violencia y vida errante. Pero la situación empezó a cambiar con la aparición de los Salvadores y Negan.

En esta séptima temporada, cuya segunda parte comenzó el domingo, los ánimos en Alexandria están por el piso. Rick Grimes (Andrew Lincoln) y compañía lucen vulnerables por primera vez en mucho tiempo. Pareciera no haber resquicio que los salve. La confianza y seguridad del líder son vulneradas, y tal cual efecto dominó, todo arrastra a quienes vieron en él a un ser imbatible.

En la primera mitad, de la que se transmitieron 8 de los 16 episodios, se vio cómo Negan asesinó con su bate Lucille, Abraham y Glenn, éste último uno de los personajes más entrañables para el público. No sólo porque apareció desde la primera temporada, sino por la personalidad desarrollada durante la historia –amena, leal y certera al momento de enfrentar los problemas-, lo que le permitió ser parte del círculo más íntimo de Rick.

Ambas bajas fueron significativas para el grupo, que quedó desmoralizado y bajo el dominio de Negan, quien a cambio de no seguir diezmándolos con su conjunto de matones llamados Los Salvadores, les exigió pagar tributos con comida, medicinas y demás elementos que permitan la supervivencia en ese mundo postapocalíptico.

Los zombis siempre son un gran elemento, especialmente cuando la historia esté bien trabajada, para mostrar el comportamiento humano en las más extremas situaciones. Las tramas que pueden desarrollarse a partir de la aparición de estas criaturas sirven para diversas metáforas políticas, económicas y sociales.

En el caso de Negan, interpretado magistralmente por Jeffrey Dean Morgan -hasta la fecha, uno de los personajes más significativos de su carrera- , vemo cómo con conductas despóticas y sanguinarias que rebasaron la capacidad de respuesta, que hasta los momentos mantenía con vida al clan de Rick, que se ha visto obligado a tomar decisiones despiadadas para sobrevivir. No hay nadie libre de pecados en esos lares.

Una vez establecido el dominio de Negan en varias de las comunidades de supervivientes, los habitantes de Alexandria no hallan cómo superar la calamidad de tener que responder a un tirano que arbitrariamente puede acabar con ellos. Rick no es el mismo de antes, y algunos lo consideran el culpable de lo ocurrido. Además, Maggie está embarazada y permanece escondida en Hilltop. Negan cree que está muerta y es necesario que piense eso.

En la primera mitad de temporada, se empezaron a vislumbrar ciertas salidas. Rick y varios de sus compañeros llegaron a Hilltop, donde no sólo se reencontraron con Maggie y Sasha, sino que volvieron a ver a Daryl, que escapó de Los Salvadores.

Por su parte, Morgan se encuentra en el Reino, un extraño lugar de supuesta calma liderado por Ezekiel, un personaje en apariencia favorable a la tranquilidad  del que finalmente no se puede esperar mucho. Como se pudo ver en el capítulo reciente, se negó a una alianza que permitiera sumar fuerzas para enfrentar a Negan.

Sin esperanzas, el capítulo del domingo dio un vuelco interesante. Rick y los suyos fueron rodeados en una zona desconocida por decenas de hombres armados. El epidosio terminó con una toma del rostro del protagonista, aparentemente en minusvalía ante el grupo que los amenaza. Sin embargo, la última toma es de un sonriente Rick. Es fácil vislumbrar entonces que buscará la forma de sumar a su causa a los extraños que en ese momento los acorralan.

No será fácil. Aquellos que siguen la serie, pueden vislumbrar un enfrentamiento violento y con algunas escenas descarnadas cuando decidan vencer a Negan, quien no es como El Gobernador, que mostraba sus costuras. Este villano es diferente, pareciera tenerlo todo medido, bajo control, lo que hace que el espectador lo rechace más. De concretarse las coaliciones, obviamente aumentan las esperanzas  de otro triunfo de Rick y su grupo, pero también es innegable que habrá incertidumbre sobre cómo quedará el orden de las comunidades supervivientes.

Humberto Sánchez Amaya, periodista de cultura venezolano. 

Temporadas: 7

Capítulos: 115

Creador: Frank Darabont

Dónde verla: Todos los domingos a las 23:30 horas por FOX.

Calificación en IMDb: 8,6