La serie creada por FX llegó este febrero a Netflix para sorprendernos con su versión de la historia de uno de los juicios más mediáticos del siglo, el que llevó el estado de Los Ángeles contra el astro del fútbol americano O. J. Simpson por el asesinato de dos personas.
Publicado el 23.02.2017
Comparte:

Televisor encendido y miraba concentrada. Un auto blanco, a toda velocidad, corre por la carretera. Es seguido por la policía. Parece un video en eterna repetición, pero la carrera continúa y miro obsesivamente esa curiosa escena.

Ese auto era una Ford modelo Bronco blanca. Esas carreteras eran de la ciudad de Los Ángeles, Estados Unidos, y quien iba dentro de ese vehículo era O.J Simpson. En ese entonces -1994- no tenía idea quién era ese personaje, pero esa secuencia nunca más salió de mi memoria.

Si tienes algo más de 30 años seguro también queda algún recuerdo en tu mente sobre esa persecución incesante. Si sabes de deportes también conoces a Orenthal James Simpson, quién después se convirtió en celebridad de Hollywood. Pero si no, nada de esto importa porque “American Crime Story: The People v. OJ Simpson” te lo explica todo, con lujo de detalles y te engancha de una forma maestral.

En sus diez episodios (de unos 50 minutos aproximadamente cada uno) la serie narra la historia del llamado el “Juicio del siglo”, que fue todo un circo que fue transformado en bandera por la lucha racial. El pueblo del Estado de California (en manos de su fiscalía) versus el mítico jugador de fútbol americano O.J Simpson, quien es acusado del asesinato de su ex esposa Nicole Brown y su, aparentemente, pareja. Un juicio que en la vida real duró nueve meses y que el día de su veredicto fue visto en vivo por más de 145 millones de personas. ¿Mediático? Sin lugar a dudas.

En el primer capítulo trepidante veremos la presentación de todos los personajes que protagonizan y darán una segunda vida a esta historia marcada por la muerte, los celos, las mentiras, el poder y la injusticia. Conoceremos la narcisista y cambiante personalidad de Simpson, representado magistralmente por Cuba Gooding Jr, quien supo meterse en la piel de un hombre que es capaz de tener una estatua de si mismo en su patio, que pasa de la ira al perdón en segundos y que cierra una nota de suicidio con el dibujo de una sonrisa. Esa inestabilidad mental está perfectamente lograda por el actor quien -pese a no dar un 100% físico en su parecido al famoso deportista- logra mostrarnos las luces y sombras de un personaje que, en aquellos años, representaba la de un héroe americano.

Pronto conoceremos también a sus amigos y al equipo de abogados que tendrá en sus manos el destino de este juicio. Robert Shapiro (interpretado por John Travolta, también uno de los productores ejecutivos de la serie) es el abogado líder en la defensa de Simpson quien tiene una fama ganada. La presencia de Shapiro es oportunista, pero es quizás uno de los más realistas de todo el equipo y el más experimentado en el trato con la prensa. Mientras que Robert Kardashian -David Schwimmer, a quien aquí deja por completo el espíritu Ross de “Friends”- representa al amigo. Era cercano a O.J hace años y renueva su licencia de abogado para unirse a su defensa. Es el escudero más fiel, pero también es quien más se ve atormentado por los hechos que aparecerán frente a sus narices en el curso de la serie.

La acusación será liderada por Martha Clark (Sarah Paulson) la fiscal de distrito que tendrá en sus manos el lograr probar ante el juez y el jurado que efectivamente, este hombre que era una leyenda viva de Estados Unidos, sería un asesino. Mujer fuerte e inteligente que, pese a estar llena de convicciones y certezas, tendrá que enfrentar el difícil trato de la prensa, una vida familiar compleja, entre otras tantas vicisitudes. Este papel le valió a Paulson el Globo de Oro a mejor actriz en mini serie o telefilme. Es que el personaje de Clark es el otro pilar que nos guía a través de esta historia de manera magistral.

Y estos no son sus únicos premios, la miniserie fue destacada tanto por los Emmys como por los Golden Globes como la mejor miniserie o película para televisión en las entregas de 2016. Más razones para verla.

Razones le sobran. Tiene una historia que pese a ser conocida por muchos logra ser narrada perfectamente manteniendo la atención en todo momento. Tan bien lograda gracias a Scott Alexander & Larry Karaszewski, quienes son reconocidos por su trayectoria como guionistas, con trabajos destacados como “Big Eyes” de Tim Burton. También resaltamos la estética que remonta completamente a la época, la música que ambienta perfectamente sin distraer -mención importante a la elección de “Sabotage” de los Beastie Boy para la escena de la persecución en la carretera-, perfecto desarrollo de cada personaje y una historia que no parece pasar de moda.

Porque aquellos con poder parecen seguir evitando la mano de la justicia, porque los afroamericanos siguen viviendo la discriminación de la policía en los Estados Unidos, porque ser una profesional con un cargo importante aún parece ser algo extraño en muchos ambientes laborales y porque las mujeres siguen muriendo a manos de hombres que decían amarlas. Es que todas las historias que marcan “American Crime Story: The People vs. OJ Simpson” podrían pasar hoy. Los iconos que levantamos caen y nuestras sociedades están cada vez más divididas. La historia que da las bases para esta mini serie ocurrió en los noventa, pero desde entonces entonces, no mucho ha cambiado.

 

Hay que repetirlo: esta serie es para verla, engancharse, impresionarse y analizar cada detalle.

Moyra Chellew, periodista y licenciada en historia.

American Crime Story: The People vs. OJ Simpson

Temporadas: 1
Capítulos: 10
Creador: Scott Alexander y Larry Karaszewski.
Dónde verla: Netflix
Calificación en IMDb: 8,5

Tráiler: