La trama de espionaje de esta serie atrapa, porque es intrigante, nada obvia y se va desarrollando de forma misteriosa e incluso inesperada.
Publicado el 13.05.2016
Comparte:

Comienzo a ver esta serie, por los motivos que suelen tentarme a emprender este tipo de distracciones después del trabajo o los fines de semana: los ambientes, la estética, los paisajes y luego puedo comprobar si la trama me entusiasma como para continuar.

En el caso de The Night Manager mi apetito estético fue saciado de inmediato con la joven pareja de protagonistas: ella es linda y estilosa y él buenmozo y atlético. Luego, el villano que es interpretado por Hugh Laurie, no falla en el personaje con carácter, de mirada penetrante y frío dentro de su brillante complejidad; además de ser dueño de una isla donde posee una casa y unas vistas que valen la pena conocer, aunque sea a través de la pantalla.

A continuación la trama de espionaje me atrapa, porque es intrigante, nada obvia y se va desarrollando de forma misteriosa e incluso inesperada. Sólo debo decir, a veces las escenas me parecieron crudas, pero no me desanimaron a seguir.

El joven protagonista es un ex soldado británico reclutado por una agente de inteligencia de su mismo país para infiltrarse en el círculo más íntimo de un gran traficante de armas. En adelante viene la sucesión de hechos y decisiones que deberá asumir nuestro espía para intentar alcanzar su encargo de atrapar al criminal, quien hasta el momento había sido inalcanzable para sus persecutores.

Tom Hiddleston, el protagonista, siendo una cara relativamente nueva para mí, logra hacerme coincidir con los comentarios internacionales hechos en sitios web, que lo califican entre los primeros lugares de postulantes a encarnar el próximo 007; por su origen británico y apariencia física. Dichas características se ven acentuadas por una trama de espionaje con toques al más puro estilo del inmortal y legendario James Bond.

Además, es un deber volver a referirse a Hugh Laurie: quien encarna al villano y cabecilla del imperio Roper, quien como ya es usual destaca en sus cualidades de comediante, esta vez en el traje de “malo”, pero regalándonos sus habituales miradas mudas y muecas sugeridas que dicen más que mil palabras. Es un personaje que destila carácter, un villano moderno con todas las dosis de ego gélido que puede soportar alguien que mueve tales hilos de poder y dinero mal habido.

La gran fuerza transformadora en la trama de esta historia es una mujer de la inteligencia británica, quien tenaz como nadie, persigue al malhechor como un sabueso obsesionado con hacer justicia. Es fuerte como suelen ser las heroínas inglesas, no conoce el miedo, ni la fragilidad y se mueve por convicciones profundas. Realmente grandiosa, adulta, madura y… embarazada: ella es Angela Burr, en la piel de la prestigiosa actriz Olivia Colman, quien ya ha sido premiada anteriormente por sus destacadas interpretaciones.

Esta miniserie de televisión británico-estadounidense que fue estrenada el 21 de febrero de 2016 en la cadena británica BBC One y en Estados Unidos el 19 de abril del 2016 en el canal AMC, está basada en la novela de John le Carré.

“En 2016 la temática el tráfico de armamento ilegal se ha desplazado hacia los territorios cubiertos de sangre del Medio Oriente, a Siria, Libia y sobre todo, a Egipto, donde aún ahora, cuando la democracia decide alzar su voz, recibe un balazo en la cabeza”, escribe el propio Carré en una carta previa al estreno de la serie.

“The Night Manager” es una co-producción de AMC, BBC One y The Ink Factory. En Chile está siendo transmitida por AMC, pero debo advertirles que es corta, ya que cuenta sólo con seis episodios.

 

Mónica Reyes R., máster Historia y Gestión Patrimonio Cultural.

The Night Manager

Temporadas: 1
Capítulos: 6
Creadores: Basada en la novela de John Le Carré
Dónde verla: AMC (Chile)
Calificación en IMDb: 8,4
Trailer: