Entre 2011 y 2012 el canal BBC Two emitió un drama histórico centrado en la labor periodística. Pese a su fría acogida dentro de la crítica de Inglaterra, la serie obtuvo múltiples nominaciones y un Premio Emmy por sus guiones. Ambas temporadas están ahora disponibles en Netflix.
Publicado el 01.12.2016
Comparte:

“Nadie es profeta en su tierra”, dice el refrán. Cuando The Hour” estrenó en 2011 la prensa inglesa obstinadamente lo definió como una “versión británica de “Mad Men”. Hoy la serie creada por Abi Morgan, guionista conocida por “Sex Traffic”, es recordada con méritos propios como una joya abortada prematuramente por la BBC. Su trama: las complicaciones de un noticiario televisivo transmitido durante los cincuenta. Periodismo puro y duro.

En la serie “The Hour” es el nombre homónimo del informativo que produce Isabel “Bel” Rowley (Romola Garai), una mujer independiente que pretende superar el machismo propio de la prensa inglesa. Lamentablemente sus dos colaboradores más cercanos son también su principal fuente de estrés: Hector Madden (Dominic West), un conductor tan galante como inexperto, y Freddy Lyons (Ben Whishaw), un periodista sagaz e impulsivo.

La trama originalmente estaba pensada como una miniserie de seis capítulos, extendida luego a doce episodios –cuya necesidad podemos cuestionar– y después cancelada abruptamente en 2013 por  baja audiencia. Debido a esa razón cuesta definir la serie, pues es un drama histórico cuyo tono de suspenso cambia entre temporadas. Mientras la primera parte coquetea intencionalmente con las novelas de espionaje, la segunda es propiamente detectivesca.

En ambos casos Freddy Lyons es el investigador principal, pues bajo su tremendo olfato noticioso la guionista Abi Morgan dibujó al clásico arquetipo del investigador inglés (al fin y al cabo, ¿no tiene algo de detectivesco la actividad periodística?). Durante la primera mitad Whishaw encarna los valores clásicos del periodismo en un personaje receloso del sistema democrático, un watchdog que desahoga sus obsesiones leyendo novelas sobre James Bond

Pero Lyons también es una máquina observadora, un joven capaz de analizar pistas que nadie más encuentra. Si durante la primera temporada su impulsividad lo arrastra a maquinaciones de la Guerra Fría, en la segunda se transforma en un joven Sherlock que investiga los bajos mundos, muchas veces en los límites de la ética periodística.

El programa de Rowley se convierte entonces en el contexto general para que Lyons desarrolle sus investigaciones, pero la verdadera textura de la serie proviene de las intrincadas relaciones de sus personajes. “The Hour” es una serie con ritmo lentísimo, pero con diálogos exquisitos y químicas complejas. No sorprende en absoluto que la guionista haya ganado un Premio Emmy por su trabajo en esta serie.

Pero la delicadez del guion no lo exime de sus lugares comunes, patentes en subtramas melodramáticas cuyo desenlace es deducible apenas inician: la mujer insegura que cae en los brazos del varón casado, el idealista no tan atractivo que está enamorado de su mejor amiga, la estrella caída en los vicios, la veterana liberal y pícara con pasado oscuro, entre otras. El espectador perdona (mas no olvida) aquellos detalles en honor a la palabra bien puesta y la broma mordaz, pero ciertamente dichos clichés impactan con letargo a un suspenso inteligentemente construido.

Otro asunto es el conocimiento requerido por el televidente. La trama inicia en Inglaterra en 1956, y como buen noticiero, sus periodistas no pueden omitir de sus pantallas la Crisis del Canal de Suez ni otras demandas sociales. Si bien no son necesarias para comprender la trama central, muchas informaciones históricas –que de seguro son de perogrullo para los británicos- se dan por entendidas. Por lo mismo, al público latino no le viene mal revisar el contexto histórico de la época para disfrutar mejor las referencias.

La trama claramente queda inconclusa aunque, con un poco de esfuerzo y presión autoimpuesta, el espectador puede asumir como un final apresurado los hechos del último episodio. Su cancelación deja al televidente con un sabor amargo, pero es difícil no recomendarla. Tal como asegura Bel Rowlwy en uno episodio, “The Hour es la hora semanal que no puedes dejar de ver”. Y tiene razón.

Felipe Contreras, Licenciado en Letras Hispánicas.

Temporadas: 2

Capítulos: 12

Creador: Abi Morgan

Dónde verla: Ambas temporadas en Netflix

Calificación Imbd: 8.0.