Una carta de navegación para los que prefieren el sabor de la cerveza sin efectos colaterales o incluso descorcharlas en horarios inusuales, como los partidos que se transmiten desde Rusia.
Publicado el 22.06.2017
Comparte:

Aunque algunos no se atreven siquiera a llamarlas cervezas, esta es una opción para quienes piensan que el maridaje entre fútbol y la popular bebida es una alianza irreductible. También es una carta de navegación para los que prefieren el sabor de la cerveza sin efectos colaterales o incluso descorcharlas en horarios inusuales, como los partidos que se transmiten desde Rusia.

Entre los cerveceros ortodoxos, son vistas como engendro y sustituto vulgar, pero muchas de ellas son producidas de la misma manera que las tradicionales. Las modalidades más usuales para obtener esta bebida son tres: fermentación interrumpida, osmosis reversa y destilación.  La primera se realiza en frío y produce muy poco alcohol. La osmosis reversa es una filtración microscópica que permite separar el alcohol de la cerveza (es la manera de la mayoría de las importadas). El método de destilación (utilizado por Cristal Cero) se realiza al vacío, por lo tanto la cerveza requiere calentarse sólo hasta unos 40° para evaporar el alcohol y declararse inocente. Los partidos matutinos de la Roja serán el momento propicio para descorchar algunas de estas cervezas santas. Este es nuestro ranking.

GUAYACÁN UNO
La mejor de todas. De un color atractivo y dorado, traslúcida. De una vigorosa carbonatación. Tiene una espuma de buena estructura y en nariz revela un matiz lupulado muy expresivo, que también deja espacio a notas más florales y de piel de cítricos. En la boca desarrolla un fino amargor y leves notas ahumadas. Sabrosa, engañosa por su lograda corpulencia.

ERDINGER
Sabrosa y contundente. Es una weissbier, cerveza de trigo, de aspecto turbio y cuerpo robusto para la categoría. Sabe a cerveza artesanal. Espuma blanca y persistente, cremosa. Deja sentir aromas afrutados, pera, manzana, algunos toques cítricos. En boca es muy elegante y sedosa, de cuerpo equilibrado y de moderado amargor.

CLAUSTHALER
De intenso y refrescante amargor. Espuma impecable, algo gruesa, color hueso. Fresca y floral con aromas típicos y de manzana verde, con notas herbáceas. Aparece algo de aceituna verde, lúpulo, alcayota, miel. En boca es suave, redonda y bien balanceada. El final es largo con un amargor bien integrado.

OETTINGER
Refrescante y en formato grande. De espuma de grano fino y un dorado medio. Presenta una nariz poco usual, algo de jabón casero y notas sulfuradas además de granos tostados. En boca se reivindica con un equilibrio muy grato y un cuerpo untuoso. Deja un retrogusto amargo muy sobrio y persistente.

BECK’S
Ligera y sencilla de beber. De espuma sostenida y color del estilo lager pálido. Entre los aromas resaltan notas de levadura, nariz fresca con resabios de pera, duraznos. En boca es sobria y sobresalen sus aristas ácidas y un amargor verde, vegetal, que es bastante largo aunque en líneas generales es bastante plana y poco expresiva.

HOLSTEN
Fresca y de cremosa espuma. Muestra un color rubio intenso. Aromas discretos, más bien leves, con un toque lácteo, a suero y legumbres, algo de cítricos y piel de naranjas. En la boca presenta un ataque puntiagudo, con un punto salino que decae a la mitad y sin mucho peso, queda flotando un amargor vegetal.

CRISTAL CERO BOTELLA
Dulce y con una excelente relación precio-calidad. Ideal para los que quieren una bebida más dulce. Color dorado intenso, ocre. Con espuma de burbuja amplia con mediana persistencia. No presenta una paleta de aromas muy intensa pero se pueden rescatar algunos puntos de lúpulo, cereales en cocción y flores secas. Sabor suave con leves resabios florales.