¿Qué falta para que los canales se pongan las pilas? No podemos dejar todo en manos de internet o plataformas como Netflix para informar, educar o entretener a nuestros hijos.
Publicado el 11.08.2017
Comparte:

Quiero tocar un tema que me afecta profundamente, que me apena y que es angustiante. La poca oferta y la falta de diversidad en los contenidos de la TV me ha llevado a una triste conclusión. ¡Nuestros niños nos necesitan! En los años 90´ comenzó a respirar la televisión infantil de la mano de programas como El Club de los Tigritos en CHV o Hugo en TVN, y los últimos esfuerzos de Cachureos y el Profesor Rosas. Luego de que esos espacios terminaran, pasó mucho tiempo hasta que nuevamente llegaran programas con “algo” de contenido infantil. Ejemplos de eso son Tronia de TVN, liderado por Carmen Gloria López, y lo que hicimos en Canal 13. Mi inolvidable paso por ese canal me dejó profundas enseñanzas sobre lo que significa hacer televisión para niños. Me disculpo porque hablaré desde mi experiencia. Y es que mientras estuve a la cabeza del área infantil del 13, le dimos vida a proyectos que hasta el día de hoy no han podido ser igualados.

Con cariño recuerdo a Diego y Glot, La Tortuga Taruga, los magníficos Pulentos, Villa Dulce o la exitosa Amango. Sí, de ahí salió Augusto Schuster, Magdalena Müller y dos antorchas en el Festival de Viña. Por el lado de Mega está BKN, con la extraordinaria idea de subtitular sus capítulos en inglés. Con mucho esfuerzo, todos los canales logramos crear un área infantil nunca antes vista en la televisión. TVN, además de Tronia, hizo el muchas veces copiado pero jamás igualado 31 Minutos, que hasta hoy sigue haciendo presentaciones musicales a lo largo del país y en el extranjero.

Qué tiempos más maravillosos en que los canales ganaban plata con los proyectos infantiles. Paradigma que me costó sudor, muchas peleas y explicarle a los ignorantes -que siempre hay un par en las planas ejecutivas de los canales- que podían hacer sintonía y ganar plata con estos contenidos.

Pero mi reflexión va más allá. ¿Qué falta para que los canales se pongan las pilas? No podemos dejar todo en manos de internet o plataformas como Netflix para informar, educar o entretener a nuestros hijos. Estamos claros que internet influye en eso, y mucho. Pero no es excusa para no comenzar a crear y atreverse. Los contenidos infantiles son necesarios en nuestro país. Necesitamos que la infancia de los niños sea enriquecedora, con una base educativa y también que se entretengan. Hoy solo se alimentan de contenidos que están lejos de su rango etario.

Le hago un llamado a todos los canales: la pega para lograrlo no es fácil, pero sí necesaria. Falta alguien con huevos que logre cautivar, tal como en esos años de oro de televisión infantil. Tenemos mucho que mostrar en la TV abierta. Soltemos un poco los dedos y dejemos que la creación fluya. Recién pasó el día del niño y nada… solo le hablamos a los niños que tienen dinero para ir a un panorama fuera de la casa. No se imaginan la rabia e impotencia que tenemos muchos al no ver un solo programa dedicado a ellos. ¡Dónde quedó Cubox, Tronia, El Club de los Tigritos! Querido ejecutivos y Consejo Nacional de Televisión: El momento es ahora.

 

Vasco Moulian, académico UDD