Se trata de una serie australiana que se estrenó en 2013, pero que se ha convertido en una de las recomendadas de Netflix, donde ya se encuentran sus cuatro temporadas. Para verla, hay muchas razones, como la simpleza de sus personajes y su buen guión.
Publicado el 17.08.2017
Comparte:

“Salir del clóset es muy de los noventa”. Con esa frase Josh, el personaje protagonista de “Please like me” presenta a una generación: la millenial. Una que está conectada constantemente desde sus celulares y que poco le complica hablar abiertamente de sexo. Con esa premisa, el personaje principal es un muchacho universitario de no más de 22 años que no asume que es homosexual hasta que su novia le dice que están mejor como mejores amigos y le anuncia: “Te dejo, entre otras cosas, porque eres gay”. En ese mismo episodio, debe enfrentar un intento de suicidio de su madre y su primera experiencia con un hombre.

Todd Abbott, el productor ejecutivo de esta serie australiana que partió en 2013 pero que hace algunos meses llegó a Netflix, ha asegurado en muchas entrevista que “Please like me” se trata de un drama que se presenta en capítulos de 25 minutos. Pero la verdad, es que todas las situaciones de desarrollan en un contexto tan hilarante, que a pesar de las muertes, los engaños y tantas cosas más, la risa es segura gracias al buen guión escrito por su protagonista, el actor Josh Thomas – el mayor atractivo de la serie-, quien es comparado por los periodistas especializados en televisión con Lena Dunham, la mujer que revolucionó la visión femina en el mundo audiovisual con “Girls”.

El ocurrente Thomas, quien tiene una extensa experiencia en monólogos tipo El Club de la Comedia, trata en “Please like me” temas como el sexo, las citas online, la esclavitud del físico, la carencia de sensibilidad de los jóvenes y especialmente los problemas mentales. También está la particularidad, a propósito o no, que el título nada tiene que ver con el grupo de inadaptados que rodean a Josh, principalmente su mejor amigo Tom (que también es su más cercano en la vida real). Junto con él, son el retrato perfecto de los “losers” que tanto han ridiculizado las producciones estadounidenses y que en esta muestra australiana de la juventud, se asumen sin las mejores habilidades, pero poco les importa y hasta se burlan de ello.

Son cuatro temporadas, que están completas en Netflix. Ya en febrero de este año Thomas anunció que no realizarán más episodios, porque estaba bien cómo había cerrado, y es cierto. Lo que se muestra es un retrato no sólo de una parte de la generación millenial, sino un hermoso homenaje interpretado por actores reales, sin exceso de maquillaje ni buena pinta. Una serie honesta, hecha desde la sencillez y con la risa segura a pesar del llanto.

“Please like me”

Temporadas: 4

Capítulos: 32

Creador: Josh Thomas

Dónde verla: Netflix.

Calificación en IMDb: 8,4

Tráiler: