Cabe destacar que son todas producciones nacionales, dejando atrás al “fenómeno turco” que tanto gustaba al televidente en el 2015. Pero que también, existen programas de televisión que logran más allá que conversación en redes sociales.
Publicado el 29.12.2016
Comparte:

Llegó fin de año y aparte de las fiestas esta época es sinónimo de balances, conclusiones, de buenos deseos y augurios. Se nos va un año difícil. Bueno, bien saben que para mí en lo personal lo ha sido, pero también para el país. Un período de pérdidas importantes en el mundo del espectáculo, de una compleja economía y de grandes hitos en el mundo internacional, como por ejemplo la elección de Donald Trump como presidente de Estados Unidos o bien la muerte de Fidel Castro en Cuba.

En la vida tras la TV chilena también ocurrieron cosas, pero no todo fue tan malo como en ocasiones nos parece. Si han seguido mis columnas semanales, se habrán dado cuenta que creo firmemente que esta “cajita” llamada televisión es necesaria. Nos guste o no, es tema de conversación en la previa a una reunión o en el almuerzo y acompaña a diario a miles de personas.

Aunque no puedo negar que me da rabia que sigan ocurriendo hechos lamentables como el morbo, tras poner en pantalla al brasileño Carlinhos en “Muy Buenos Días” señalando que un nuevo desastre en el país dejaría 500 mil muertos. Un hecho innecesario y la gente, mis queridos lectores, no quiere esto al aire, no por nada el Consejo Nacional de Televisión recibió más de 160 reclamos.

Algunas cifras: sin mucha novedad podemos decir que Mega se coronó como el canal más visto, superando por más de tres puntos a su competencia más cercana en rating promedio anual, con 9.5 puntos. CHV lo siguió con 6.2, Canal 13 con 6.1 y TVN con 5.0.

Entre los programas más mirados están “Sres. Papis” (24.3 puntos), “Papá a la Deriva” (24 puntos) y “Volverías con tu ex” (21.5 puntos), pero también destacan “En su Propia Trampa” (17 puntos), “Alerta Máxima” (15.8 puntos) y “MasterChef” (16 puntos).

Cabe destacar que son todas producciones nacionales, dejando atrás al “fenómeno turco” que tanto gustaba al televidente en el 2015. Pero que también, existen programas de televisión que logran más allá que conversación en redes sociales, tal es el caso de “En su Propia Trampa”, que en uno de sus últimos capítulos desenmascaró a Jeong-Hak Park, un agregado cultural de Corea del Sur que acosaba sexualmente a una niña de 14 años. Como resultado el tipo fue repudiado públicamente, admitió su culpa y fue desvinculado de su cargo como diplomático. Eso es hacer televisión señores, es más que realitys o videntes en el matinal.

¿Qué le falta? Más conversación profunda y entretención, un “Viva el Lunes”. Pienso que algo así funcionaría en la TV del 2017. Una mezcla de “Mentiras Verdaderas” (Red TV) y “Algo Personal” (UCV-TV), mezclado con humor como lo hizo Stefan Kramer con “Kamaleón” (TVN).

Me dirán, pero qué arcaico con ese comentario sobre el mítico programa de Canal 13, pero este año también quedó demostrado que “lo viejo” puede servir. Ya les hablé en este mismo espacio de la nostalgia sentida al revivir los domingos de mi infancia viendo mi querido “Jappening con Ja” o del acierto de Canal 13 al poner en parrilla a la Familia Ingalls.

Y no fui solo yo que lo pensó, si no que las cifras hablaron porque el “Re Jappening” alcanzó un peak de 9 puntos de rating y dobló la sintonía habitual de un domingo en TVN entre las 19:30 y las 21:00 horas. La guinda de la torta fue que se convirtieron en trending topic en Twitter en más de una ocasión.

Para recapitular, aún nos debemos una televisión más inclusiva, variada y segmentada. El mercado audiovisual va para allá. Lo digital permite que haya contenido dirigido para hombres, mujeres, adultos mayores, niños, etc.

Un aplauso por los canales que se atrevieron a hacer series o web show, como por ejemplo “Chico Reality” (Mega) o lo que hizo TVN para promocionar su nueva apuesta nocturna “Un Diablo con Ángel”, una serie viral llamada #Moperna, protagonizada por uno de los personajes principales, Blanca (Elisa Zulueta). Una experiencia -que tal como leí en una nota de prensa – permitió a TVN generar contenido para sus redes sociales y posicionar Zulueta como “rostro”.

Deseo de corazón que el 2017 venga bueno y que los canales entiendan la necesidad de generar contenido pensando en la audiencia, en sus gustos. El éxito de Mega ha pasado por ahí, entender que a media tarde hay un público y en el horario de las 20 horas, otro. Lo más importante, aceptar que el televidente es quien decide. Y si aún caben dudas, miremos lo que pasa en las redes sociales con cada programa, como aman u odian en minutos lo que está pasando por el televisor. Y si no les gusta, bueno hay más opciones como Netflix o YouTube.

Bueno y para cerrar, les deseo un 2017 con menos farándula y programas con más contenidos. Adiós 2016 y bienvenido 2017. ¡Feliz Año para todos!