La exitosa serie de ciencia ficción de la BBC ya está por culminar su quinta y última temporada atrapándonos con sus impecables roles, impredecibles giros y teorías conspirativas.
Publicado el 03.08.2017
Comparte:

Desde la antigüedad la clonación de especies ha sido un tema atractivo y enigmático para los seres humanos, desde la literatura hasta las creaciones audiovisuales han tenido acercamientos al tema que agarró un boom en 1996, con el primer mamífero clonado: “Dolly”. Cada día la ciencia se acerca a otras áreas como las células madre y la clonación de microorganismos que parecen llevar lo que fue una teoría de ciencia ficción a nuestra realidad, suponiendo así un conflicto ético-religioso bastante significativo. Partiendo de esta tesis, la serie de ciencia ficción “Orphan Black”, original de la BBC y luego comprada por Netflix, nos lleva a la historia de Sarah, una heroína de aire punkie que se verá estrechamente tocada por el tema, cambiando sus perspectivas de vida al descubrir que tiene tantas como un gato, pero en el cuerpo de otras.

Si usted no es un gran fan de la ciencia ficción, al principio le parecerá un poco tirado de las mechas que una mujer con símiles de “Lara Croft” lo llegue a atrapar en su drama personal, pero será la impecable interpretación de la actriz que lleva el rol protagónico, Tatiana Maslany, quien lo lleve a querer saber más sobre la historia.

La serie comienza con una violenta escena en la que Sarah Manning, interpretada por Maslany, descubre que una ejecutiva policíaca, totalmente idéntica a ella, se tira a las vías del tren. A partir de allí, prepárese a conocer a todas sus “hermanas clones”, quienes tendrán su mismo físico, pero personalidades distintas. No en vano la reciente ganadora del Emmy y varios TCA (The critics choice award) ha recibido merecidos galardones por su rol interpretativo, pues desde la gesticulación hasta la forma de vestir y hablar son totalmente distintas en cada uno de los once roles. Desde una lésbica doctora hippie, una ama de casa de los suburbios, un transgénero con problemas de actitud, una fanática religiosa, una rusa raver y hasta una malvada antagonista, hacen que Maslany nos muestre una historia personal distinta a las otras durante las cinco temporadas.

Por otra parte, Fee, interpretado por el actor Jordan Gavaris,  hace las veces del hermano gay ecléctico de acento británico de la clonada Sarah y, a lo largo de todas las temporadas, nos hace reír inyectándole su humor negro a un tema tan denso como la clonación de células. Aunque mucho se ha hablado a través de portales de LGBTI sobre el cliché que representa para la comunidad gay la interpretación de su rol, éste se ha defendido -declarando recientemente su homosexualidad- al exponer que la serie ha sido una de las más abiertas con el tema para la industria, haciendo alusión a que ya varios de sus actores se han pronunciado a favor de la inclusión y el orgullo que representa llevar personajes de la comunidad LGBTI. Otro de los puntos importantes a destacar es que los personajes periféricos y secundarios también integran roles fundamentales pues, aunque se vean de relleno en un principio, es con el paso de los capítulos que entenderemos que han tenido una gran participación en toda la historia.

No todo puede ser bueno, y existen momentos de vacío en la serie que se reflejan al explicar las teorías conspirativas que llevaron a Sarah a perseguir a sus clones, principalmente cuando se cumple aquello de que “todos los caminos conducen a Roma”, mostrándonos en principio a una oscura corporación de científicos, una secta social, un grupo de paramilitares y veteranos de guerra hasta a unos fanáticos religiosos que nos recuerdan a algunas de las sectas con las que convivimos en el día a día. Ese hilo variopinto puede empezar a volverse un poco tedioso y truculento. Algo que sí es plausible, son las vueltas que le dan a cada punto de giro cuando nos estamos acercando al final de cada temporada, principalmente con el conflicto entre Allison y sus hermanas o la introducción de otros personajes de la periferia, que pueden compartir algunas características importantes como los clones masculinos de la corporación LEDA, que encarna el actor Ari Millen y la importancia de “La señora S”, Siobhán Sadler, quien es la madre y custodio de Sarah, interpretada por la actriz María Doyle Kennedy, y a quien recordamos como nuestra dulce y engañada Catalina de Aragón en la serie “The Tudors”.

De las cinco temporadas una de las que más podría atraparlo será la cuarta, pues tiene una estrecha relación con la primera, que se basa en los postulados de la corporación cientifica y su Neoluciónasí como el cruce de la trama entre los clones y el dilema ético que representa la clonación de individuos. La Segunda y la tercera temporada podrían engancharle un poco más si usted es de las personas que disfruta de acción militarizada y de las teorías conspirativas que envuelven a los gobiernos del mundo.

César Leonardo Márquez, periodista y diseñador gráfico, catedrático en guión cinematográfico.

Orphan Black

Temporadas: 5

Capítulos: 50

Creador: John Fawcett, Graeme Manson, Kim Coghill

Dónde verla: Netflix.

Tráiler: