El factor común de estas mujeres es que todas luchan por sobrevivir. Igual que las que están afuera, en la cárcel de la vida.
Publicado el 03.11.2015
Comparte:

He sacrificado varias horas de sueño por ver Orange Is the New Black. Debo confesarlo. La descubrí hace un par de semanas, nuevamente por recomendación de mi hijo Martín (16), que es un adicto a Netflix. Un día me djo: “A ti que te gusta la diversidad y el humor negro, esta serie te va a encantar”. Y no se equivocó. Desde el primer capítulo de la primera temporada, la vida de cada una de estas singulares mujeres, que cumplen condena en una cárcel de Litchfield, Nueva York, me ha cautivado. Hay de todo y sin las típicas luchas de género o caricaturas feministas. Hay latinas, rusas, gringas, europeas, asiáticas, negras, pobres, cuicas, hippies, lesbianas, heterosexuales, simpáticas, pesadas, feas, bonitas, gordas, flacas… Incluso hay una monja, cuya historia, debo decirlo, es realmente fascinante.

El factor común de estas mujeres es que todas luchan por sobrevivir. Igual que las que están afuera, en la cárcel de la vida.

La historia se basa en el libro autobiográfico de Piper Kerman, llamado“Orange Is the New Black: Crónica de mi año en una prisión federal de mujeres”. En la serie, la protagonista se llama Piper Chapman y es interpretada fabulosamente por la actriz Taylor Schilling. Es una atractiva treinteañera, oriunda del estado de Connecticut, que vive una vida bastante cómoda y feliz junto a su novio Larry Bloom (Jason Biggs, el simpático protagonista de American Pie). Tiene una linda casa, amigos, familia y un emprendimiento de productos de cuidado personal que le permite vivir bastante bien. Pero todo cambia cuando un hecho que creyó olvidado en el pasado regresa, provocando un cambio radical en su vida: es detenida por haber trasladado de un país a otro dinero proveniente del narcotráfico. Aunque han pasado diez años de ese delito, Piper decide entregarse voluntariamente para no ser juzgada.

A partir de entonces comienza un relato sorprendente sobre su pasado. Su relación lesbiana con Alex Vause (Laura Prepon), una narcotraficante de peso, muy inteligente, que logra enamorarla y llevarla por el camino del mal. Su familia disfuncional. Su insoportable madre. Su macabeo padre. Su inútil y desenfrenado hermano. Sus locuras. Sus arrepentimientos. Sus miedos. Su vida entera. Destaco especialmente la sutileza con que se trata el lesbianismo en la serie. Es probable que muchas mujeres enamoradas de otras mujeres en el mundo se sientan interpretadas.

Todos los capítulos comienzan con la vida de alguno de los personajes de la serie. La cocinera Red (Kate Mulgrew), una sesentona que después de años de llevar una vida plana, llena de miedos y sometimientos, se transforma en la líder del recinto carcelario, desencadenando amores y temores. Sam Healy (Michael Harney), el consejero de la prisión, que estorsiona y coimea a las más débiles para obtener información y mantenerlas a todas a raya. Sophía Burset (Laverne Cox), la estilista travesti, que guarda un pasado infartante…

Las actuaciones son soberbias. Naturales, reales. Todas muy convincentes. Comenzando por la protagonista, que logra que uno de meta en su vida casi como si la estuviera viviendo en carne propia. Yo, al menos, he vibrado y sufrido al máximo con cada una de las cosas que le pasan. La actriz Kate Mulgrew, que interpreta a la ruda Galina “Red” Reznikov, la ex jefa de cocina de la prisión, es otra fabulosa. Ni hablar de Natacha Lyone, la loca y desenfadada Nicky Nichols, la única actriz que hasta ahora ha recibido un premio como mejor actriz de reparto.

Nexflix acaba de terminar la tercera temporada, de trece capítulos cada una. El 2016, dicen, lanza la cuarta. Yo, que tengo tres hijos, trabajo y estoy divorciada; recién acabo de terminar la primera temporada. ¡No me da para más! Pero me gusta tanto, tanto, que estoy segura que en dos semanas las habré visto todas. Todavía me queda mucho por saber.

 

Lorena Medel, periodista

 

Orange is the New Black

Temporadas: 3
Capítulos: 39
Creador: Jenji Kohan
Dónde verla: Netflix
Calificación en IMDb: 8,4
Trailer: