La quinta entrega llega este 9 de junio a Netflix. Ya Piper y Alex dejan de ser protagonistas y la historia empieza a abarcar mucho más. Pudimos ver seis episodios antes del estreno y en definitiva, esta es una serie para seguir recomendando.
Publicado el 08.06.2017
Comparte:

Piper y Alex hace más de una temporada que dejaron de ser las protagonistas de “Orange is the New Black”, con cada temporada los personajes secundarios, las historias y las protestas agarraron fuerza y se transformaron, todas, en la razón de permanencia de la producción. En esta quinta entrega, de la que pudimos ver seis capítulos (de los 13) antes de su estreno el 9 de junio, la bandera es el trato que merecen las mujeres en la sociedad actual y más allá de una cárcel.

Una de las peculiaridades de este arranque de temporada, es que se hace un paneo de todos los personajes que conviven en plena revuelta en la cárcel de Litchfield en un día, que se muestra durante cuatro episodios. Tras la muerte de Poussey, las pequeñas comunidades de latinas, negras y nazis, entre otras, se empiezan a mezclar, con la intención de exigir tratos más justos, un cuerpo de seguridad más respetuoso, tener acceso a la educación dentro de la cárcel, por poder amamantar a sus hijos en la prisión, la posibilidad de tener mejores instalaciones en los baños para poder asearse, entre otras tantas. Y hay una frase, que lanza uno de los personajes que queda rondando en la cabeza: “Si fuéramos hombres dentro de una cárcel nos tendrían miedo y nos respetarían más”.

“Taystee” es la encargada de liderar (el discurso y a las chicas afroamericanas) en su lucha por un trato justo. Y dentro de ese universo infinito de personajes que ha sabido crear “Orange Is The New Black” entre tantas razas, preferencias sexuales y hasta géneros, también están las distintas visiones sobre el tema. Están las mujeres que sólo quieren aprovechar el momento para sacar más medicinas o comida, las que prefiere tomar sol en el patio y no meterse en problemas, o las que indagan en todos los antecedentes de las reclusas y guardias, para planificar su venganza.

Además, es interesante cómo en esta rebelión en que las mujeres han tomado el mando de la prisión, las redes sociales empiezan a tener un lugar importante. Están las que buscan la fama a través de videos donde muestran cómo mantenerse bellas sin productos de maquillaje profesional, otras que descubren que ahora todo lo puede buscar en Google y las que quieren usar todas las herramientas posibles para que se a conocer el asesinato inesperado e injusto de Poussey. Y viven, cómo una demanda puede convertirse en meme y cómo la dolencia de unos, es la risa de otros.

Para no adelantar ningún detalle, porque son varias las sorpresas de esta temporada, hay que decir que se agradece el buen ritmo de este inicio y que algunas de las historias que conoceremos detalles de la vida antes de la cárcel de Tasha ‘Taystee’ Jefferson y Janae Watson. Y será un aporte interesante cómo actúa Aleida Diaz fuera de prisión. Ver su proceso de adaptación y su forma de actuar ante la revuelta en Litchfield.

Como sea, “Orange Is The New Black” hace tiempo dejó de ser historia la basada en el libro homónimo de Piper Kerman y se transformó en la voz, femenina, de una era.