La aclamada versión de Netflix de la historia de Pablo Escobar, el narcotraficante colombiano más conocido, llega a su final con esta segunda temporada. En 10 capítulos, que se estrenarán el 2 de septiembre, se contará cómo fue la caída del zar de la cocaína y cómo fue su muerte en 1993, la que tantos mitos ha generado. El Líbero pudo ver antes de su estreno seis episodios y aquí contamos lo bueno y lo malo de esta entrega.
Publicado el 25.08.2016
Comparte:

Un detalle que hay que advertir con la llegada de la segunda temporada de “Narcos”: Wagner Moura, el actor brasileño a cargo de interpretar a Pablo Escobar, no logró un acento colombiano 100% fluido. Pero la personificación, los gestos y el trabajo psicológico es impecable. En los nuevos capítulos que Netflix estrenará el próximo 2 de septiembre, es imposible no sentir el agote y desespero del narcotraficante al tener que huir constantemente. Cada expresión de Moura va cambiando y adaptándose al proceso final de uno de los narcotraficantes más conocidos de la historia. Eso se aplaude y se disfruta como espectador.

Otra cosa que lamentar de esta temporada: la interpretación de Hermilda Gaviria, la madre del zar de la cocaína, a cargo de la actriz chilena Paulina García. En los nuevos capítulos tiene más presencia y hasta es por ella-según la versión de Netflix- que casi atrapan a su hijo en una oportunidad. Pero su acento es una mezcla que ni se acerca al colombiano y su actuación no tiene esa potencia de mujer aguerrida a la que tanto obedecía y respetaba el narcotraficante.

Pero esta temporada, que es el cierre de la historia de Escobar en ese año y medio que huyó tras escapar de La Catedral -la cárcel que él mismo construyó-, mantiene ese ritmo tan impecable de serie policíaca clásica, que es su gran diferenciador con la miniserie colombiana “Pablo Escobar: el patrón del mal”. Para contar los últimos meses tras el máximo líder del Cartel de Medellín y la caída de su imperio, sigue la voz en off de Boyd Holbrook, el actor estadounidense que interpreta a Steve Murphy, uno de los agentes de la DEA. Junto a él sigue el chileno con reconocimiento internacional tras su interpretación en “Game of Thrones”, Pedro Pascal. Un papel que se meterá en aguas turbias, todo por atrapar, o mejor dicho, matar a Escobar.

Quién mató a este narcotraficante es la gran duda de este final de la serie, especialmente por todos los mitos que se han construido alrededor de este hombre. Hay un dato certero: el 2 de diciembre de 1993 , un día después de haber cumplido 44 años, es la fecha en que Escobar murió. Pero no se sabe con exactitud quién le disparó y hasta se ha inventado el mito de que se suicidó al verse acorralado. Otros, hasta han asegurado que el Bloque de Búsqueda de la Policía Nacional Colombiana mató a un doble.

Entre carteles y policías que se unen con el objetivo único de conseguir vivo o muerto a Escobar y hasta la obsesión de otros por verlo cara a cara y darle la estocada final, se construye esta temporada que, al menos hasta el capítulo seis, es una película de escape constante. Y hay un par de episodios espeluznantes, que son marcados por el regreso de Horacio Carrillo (Maurice Compte), quien en la primera temporada fue delegado a un puesto administrativo en España luego de que sus métodos para tratar con los narcotraficantes no fueran bien vistos. Pero está de vuelta y con estrategias más agresivos, lo que marca uno de los momentos más álgidos de esta entrega. Hay una escena clave, en un callejón oscuro con los niños que trabajan para Escobar, a quienes les entrega la bala que será para Escobar.

También gana espacio en esta temporada la importancia de la familia para el jefe del cartel de Medellín. Por lo que actuaciones como la de la mexicana Paulina Gaitán, quien se encarga de interpretar a la esposa “Tata”, gana presencia. Sus inseguridades, sus amenazas y apoyo incondicional están en gran parte del guión y suman muchísima presión al que fue el creador del imperio de la droga en Colombia. También la diatriba que tiene al ser la esposa de uno de los narcotraficantes más buscados. “Pero tenemos cosas que jamás soñamos”, es la excusa y defensa en un diálogo de este personaje con su hermano.

La dirección vuelve a ser compartida, esta vez entre el mexicano Gerardo Naranjo, el colombiano Andrés Baiz y el primer episodio está a cargo de Batan Silva, mexicano conocido por ser asistente del director en películas como “Titanic” y “Babel“. En tanto, Naranjo y Baiz tienen experiencia con largometrajes propios y hasta han participado en el  Festival de Cine de San Sebastián. Y en el caso de Naranjo, existe la experiencia en la narración del mundo narco, ya que fue el responsable de “Miss Bala” (2011), cinta que se ha convertido en una de las cintas referencia de este estilo.

Por eso, y toda la producción detrás, aunque “Narcos” tenga ciertas fallas en sus acentos y algunas actuaciones que carecen de potencia, este final será otro vicio. De esos en que un capítulo por día no es suficiente, aunque el final de esta historia ya se sepa: a Escobar lo matan.

Foto: Gentileza de Netflix. 

Lorena Tasca, periodista

Narcos

Temporadas: 2
Capítulos: 10
Creador: Carlo Bernard, Chris Brancato, Doug Miro y Paul Eckstein.
Dónde verla: Netflix
Calificación en IMDb: 8,9

Trailer: