Hasta el 27 de mayo estará abierta la exposición que reúne el trabajo de 12 mujeres que usan el metal como materialidad.
Publicado el 28.03.2018
Comparte:

En Chile, el número de mujeres artistas sobrepasa en gran medida al de los hombres, sobretodo si se considera a las estudiantes en las escuelas de arte formales. Sin embargo, al momento de exhibir sus obras en museos, se estima que menos del 30% de ellas llegan a mostrar individualmente su trabajo y -peor aún-  su presencia en  colecciones públicas, alcanza  alrededor de un 15%, según la primera Editatón de Mujeres Artistas en 2017. Mal.

“Por esta razón cobra aún más sentido nuestra misión como Capítulo Chileno del NMWA al visibilizar, promover y difundir a las mujeres en todas las disciplinas artísticas a modo de darles el valor que se merecen dentro del mundo del arte nacional e internacional”, sostuvo Drina Rendic, presidenta del Capítulo Chileno del National Museum of Women in the Arts, al inaugurar la exposición “Metalmorfosis” en el Museo Nacional de Bellas Artes. La presencia de la Primera Dama, Cecilia Morel y de la Ministra de las Culturas, Alejandra Pérez, subrayaron la importancia de apoyar estas realizaciones femeninas.

“Metalmorfosis” reúne obras  de 12 mujeres que usan el metal como materialidad, bajo la curatoría de Gloria Cortés, y que se podrán apreciar hasta el 27 de mayo. Las convocadas son: Alejandra Prieto, Catalina Bauer, Marcela Bugueiro, Isidora Correa, Pamela de la Fuente, Amelia Errázuriz, Virginia Guilisasti, Michelle Marie-Letelier, Livia Marín, Karen Pazán, Rosario Perriello y Ana María Lira. A través del metal y sus transformaciones, abordan desde las corporalidades femeninas, el deseo y la maternidad, hasta la crítica a los efectos del neoliberalismo, la explotación del territorio y el consumismo.

En una atmósfera sin estridencias, nos encontramos con flores de cobre en una pared; una gran lámpara de lágrimas con desechos de vidrio, espejos y fierros; peluches de segunda mano laminados en oro; un niño de aluminio asexuado (que recuerda a los “niños cangrejo”); collares de bronce eróticos; residuos de humedales,  otra lámpara pero con lágrimas de carbón que evocan la explotación minera, etc.

Cada pieza nos introduce a un contexto de reflexión en la historia de la inequidad de género, muy interesante.

Y quienes quieran profundizar en los significados de la muestra, el MNBM ha organizado un conversatorio -abierto y sin inscripción-, con la participación de las expositoras y de la antropóloga Sonia Montecinos. Miércoles16 de mayo, a las 19:00, Salón José Miguel Blanco del MNBA.