Las cuatro temporadas sobre el enigmático detective llegan a Netflix para presentar un éxito de la televisión inglesa. Dieciséis episodios donde el género detectivesco clásico y el thriller psicológico cristalizan en una trágica historia situada en Londres.
Publicado el 13.07.2017
Comparte:

Reciéntemente la BBC confirmó la quinta temporada de “Luther”, drama policial a cargo (guión y producción) de Neil Cross desde 2010. La serie fue nominada a una veintena de premios, cinco de ellos ganados por Idris Alba (The Wire) en la categoría “mejor actor” (incluyendo los Globos de Oro). La propuesta no carece de defectos, pero ofrece una buena cuota de intriga, especialmente para quienes disfrutan las historias policiales británicas.

Alba encarna a John Luther, un detective de la Unidad de Crímenes Serios de Inglaterra. Casi como una versión policiaca de “House”, la obsesión que posee este personaje con los misterios alcanzó un punto crítico al causar el accidente de un imputado. Ahora, destruido por la culpa, este investigador debe regresar a las calles de Londres mientras su vida personal se hunde entre un matrimonio desgastado y el acoso de una peligrosa asesina.

La caracterización de Alba resulta interesante porque logra encarnar dos tradiciones diferentes del género. Por una parte su personaje refleja el genio analítico de Sherlock Holmes, pero dicha personalidad se profundiza con la complejidad emocional propia de un thriller psicológico. La combinación de estas dos propiedades dan como resultado un héroe inspirador pero profundamente dañado, quien se debate entre la ambigüedad moral y la investigación desinteresada.

Para esta historia la serie hereda el formato de “Columbo”·, clásico norteamericano de los años setenta cuya técnica narrativa consistía en el howcatchem (“cómo atraparlos”). Así, en lugar de presentarnos un relato deductivo donde el espectador debe encontrar a un asesino, “Luther” muestra  a sus culpables desde el principio y genera intriga a través de la persecución. Esto alcanza efectividad en la serie gracias a casos complejos y villanos con enfermizas motivaciones.

Pero a diferencia de “Columbo”, quien era un detective libre de riesgos personales, Luther está siempre al borde del abismo. Las decisiones maquiavélicas que toma tienen un impacto directo en sus seres queridos, lo que termina por acorrarlarlo entre la justicia y la venganza. Un espiral autodestructivo interesante de ver.

Pero no todo en esta presentación es perfecto, pues frecuentamente los casos que el detective debe resolver son tan ingeniosos como absurdamente rebuscados. También es cierto que la serie pierde fuerza en la tercera temporada, capítulos donde aparecen investigaciones desconcertantes y giros argumentales inverosímiles. La producción mantiene siempre un buen nivel, pero claramente hay un momento donde la creación de Neil Cross escapa de sus manos y nunca vuelve a recuperar la calidad de los primeros seis episodios.

Afortunadamente estos defectos logran compensarse con el carácter inherentemente humano de sus personajes, como el conflicto amoroso entre Zoe Luther (Indira Varma) y  Mark North (Paul McGann). La serie también brilla por su dirección, incluso en aspectos tan triviales como los créditos de la serie, pues son intercalados con adelantos del próximo capítulo para dinamizar minutos usualmente ignorados por el espectador.

Pero quien más brilla en “Luther” es Alice Morgan, personaje representado por una soberbia Ruth Wilson (“The Affair”). Encarna a una genio criminal imposible de atrapar, cuyo desdén por la vida la convierte en el contrapunto perfecto del protagonista. Hay algo en ella que recuerda a las femme fatale de James Bond, pero con una frialdad impredecible que intimida y fascina al espectador en cada aparición (ya sea como aliada o enemiga).

Si bien en papel todo esto puede sonar prototípico, los espectadores rápidamente se verán sumergidos por la profundidad de los personajes y el ingenio de los casos. El anuncio de la quinta temporada es la oportunidad perfecta para revisitar la serie, que en solo dieciséis capitulos logran construir una historia facinante a pesar de sus defectos. Si te gustan los dramas policiales ingleses como “Broadchurch” y “The Shadow Line”, sin duda “Luther” debería ser tu siguiente parada.

Felipe Contreras Reyes, licenciado en Letras y Magíster en Periodismo Escrito.

Temporadas: 4 (quinta confirmada)

Capítulos: 16

Creador: Neil Cross

Dónde verla: Todas las temporadas en Netflix

Calificación Imbd: 8.6

Tráiler: