De la mano del empresario Gonzalo Donoso, nace este espacio a cargo de los cocineros Carlos Mardones Diamantino e Igor Caramoni, quienesn han puesto un particular acento en los montajes y cocina que resalta lo del lugar.
Publicado el 12.01.2017
Comparte:

Es la tercera casa de estos establecimientos que nacen en Casablanca, de la mano del curioso tesón del empresario Gonzalo Donoso, quien este año ya celebra una década desde que reconvirtió su casa familiar en un restaurante con un claro acento en los productos locales, el trabajo de la huerta y una cocina sin ambages ni sofisticaciones impostadas. Cocina que tiene sus espejos en la casa matriz y en su “spin-off” que cubre las necesidades de la viña Viñamar, también en Casablanca. Esta temporada se fueron a la costa, fieles a su propuesta que trabaja con soltura los productos del mar, las carnes de caza, la charcutería circundante y sobre todo hortalizas y vegetales de temporada.

Entre la oferta del equipo conformado por los cocineros Carlos Mardones Diamantino e Igor Caramoni, han puesto un particular acento en los montajes y se han preocupado de usar con ingenio y acierto las recetas tradicionales con un giro, un guiño moderno, autoral, sin perder un ápice el carácter nacional. Prueba de ello son sus Locos con ensalada de papas mayo y escabeche de vegetales, con unos moluscos blandos y sabrosos que se presentan con lactonesa, un pequeño brunoise de zanahoria y pequeñas cebollas encurtidas que dan un toque distinto a la receta. Entre los entrantes, también luce el tentador Cucurucho Macerado, que agrupa frituras de pescado, calamares, papas y camarones en brochetas, acompañados de crema acida y ají verde.

En el patio del restaurante han instalado una activa parrilla donde entre otros insumos cárnicos también hay espacio para pescados de roca que buzos locales llevan a diario a este comedor. Las piezas se asan enteras así que son una gran alternativa para compartir en familia. Además, encontramos un plato intenso que conjuga de manera sublime las delicias regionales de mar y tierra. La Discada de Conejo se presenta en pequeños discos, miniaturas del plato de origen rural y agrícola. El conejo se humecta en un caldo intenso y sabroso y se combina con chorizo y mariscos. Un plato con una cocción lenta, de otros tiempos, que invita a retomar la vieja y sana costumbre de tomar una siesta. Disponen de buena y fresca coctelería para horarios post-playa o para media tarde. Sabores con mucha personalidad en uno de los mejores enclaves del litoral central. Para escaparse por el día o bien para visitar durante las vacaciones. Ya están advertidos.

Macerado Algarrobo. Av. Las Tinajas 2678, Algarrobo (ver mapa).
Tel. +569 5 869 7542
Durante el verano atiende todos los días de 13:00 a 16:30 y de 20:00 a 23:00 horas.
Reservas al correo [email protected]