En 2015 esta miniserie de cuatro episodios se estrenó en Italia en formato película y se tituló: "Chiamatemi Francesco - Il Papa della gente". Este 16 de noviembre se estrena en Netflix, por lo que aquí vimos todos los capítulos y te dejamos las razones para verla.
Publicado el 15.12.2016
Comparte:

Fue portada de la revista Rolling Stone, ha dicho que no juzga a los homosexuales, pidió la absolución a las mujeres que hayan abortado y abrió las puertas de la comunión y otros sacramentos a los católicos divorciados. Como bien titulada la revista estadounidense especializada en música en 2014 al presentarlo: “The Times They Are A-Changin” (Los tiempos están cambiando), tal como una antigua canción de Bod Dylan. Esa es una mínima presentación del Papa Francisco, el primer latinoamericano que alcanza ese lugar en el Vaticano y que seguro será recordado por reanimar las relaciones entre Estados Unidos y Cuba y reactivar las conversaciones de paz en Siria, entre otras tantas cosas -muchas aún pendientes- que lo convierten en un personaje fuera del molde del pontífice.

“Llámame Francisco”, la serie que este 16 de noviembre se estrena en Netflix -y en “El Líbero” vimos unos días antes-, es una producción de cuatro episodios de no más de 50 minutos que muestran a este personaje muchísimo antes de su llegada a la Santa Sede. Y es esta, una miniserie que demuestra que Jorge Mario Bergoglio (Buenos Aires, 1936) siempre fue un personaje fuera de la norma. Fue un cura jesuita y peronista, defensor de todas las religiones “porque todos creemos en el mismo Dios” y uno de los que ayudó a escapar a varios perseguidos durante la dictadura de Jorge Rafael Videla.

Está la advertencia de que, quizás, algunas conversaciones o eventos fueron novelados. Sin importar la cercanía a la realidad, la producción dirigida por el director italiano Daniele Luchetti tiene varias cosas para destacar, como su buena dirección de fotografía, sus actuaciones y la selección de los momentos claves que marcaron a Bergoglio. Y como se trató de un trabajo en alianza Argentina-Italia, el papel principal estuvo a cargo del actor bonaerense Rodrigo de La Serna, quien protagonizó junto a Gael García Bernal “Diarios de motocicleta” (2004). Su trabajo es el de interpretar al Papa desde 1960 a 2005. Para el año de su llegada al Vaticano, fue un actor chileno el elegido: Sergio Hernández, quien ha encabezado filmes nacionales como “Gloria” (2013).

Ya esta producción había sido mostrada, en formato película. Fue en 2015 que estuvo en los cines italianos y hasta se proyectó en el mismísimo Vaticano bajo el nombre de “Chiamatemi Francesco – Il Papa della gente” (Llámame Francisco – El Papa de la gente). En ambos resultados -cinta y serie- hay un especial ímpetu en mostrar cómo Bergoglio siempre ayudó al prójimo y cómo su entrega a Dios fue total. Su bondad siempre está demostrada por sobre todas cosas. Y sólo una frase que lo señala como un humano, y no como el cura perfecto y de ideas revolucionarias. “Tenés miedo de mostrar quién eres, de mostrar tus sentimientos, de que eres una persona común y corriente”, le dice en el tercer episodio el personaje de Alicia Oliveira al cura. Oliveira, fue una de las juezas más populares por defender los Derechos Humanos de lo argentinos tras las dictadura y una de las fundadoras del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS).

Con Oliveira, Bergoglio tuvo una larga relación de amistad hasta 2014, año en el que murió. Fue con quien organizó la salida de varios perseguidos y el pontífice le bautizó a sus hijos a pesar de que ella no era una mujer casada.

La serie inicia con el momento en que en 1960 Bergoglio decide que lo suyo es el camino de Dios. Deja de lado su trabajo como médico y a una chica que lo presiona para quedarse y estar juntos. Hay duda, mucha duda. Se muestra un cura que se cuestiona más de una vez el perdón, especialmente en los tiempos de dictadura. Otras veces, es el hombre que desafía a alumnos y directores en un colegio, cuando invitó al escritor a Jorge Luis Borges a sus clases de literatura en el Colegio Inmaculada Concepción. Y en 1985, cuando lo trasladan a Ausburgo, Alemania, donde se cuestiona su país y su labor como jesuita, ya que pasó de superior provincial a estudiante de catequismo.

Todos los datos históricos tienen base en el libro “El Papa de la gente”, escrito por la periodista argentina Evangelina Himitián, aunque la producción actualmente asegure que no fue así. Por eso razón, Himitián se encuentra en un proceso legal por derechos de autor contra el director Luchetti y el productor Pietro Valsecchi.

Para los expertos en temas del Papa Francisco, quizás noten detalles e imprecisiones, pero para tener un conocimiento histórico rápido y entretenido “Llámame Francisco” es una opción, que también ayuda a entender y conocer a otro de los argentinos más famosos de la actualidad junto al futbolista Lionel Messi.

Lorena Tasca, periodista. 

Llámame Francisco 

Temporadas: 1

Capítulos: 4

Creador: David Luchetti

Dónde verla: Netflix.

Tráiler