El sommelier sueco Andreas Kjörling es el responsable de este catálogo de etiquetas desarrolladas bajo el método Charmat y el tradicional champenoise.
Publicado el 24.08.2017
Comparte:

El sommelier sueco Andreas Kjörling es el responsable de este catálogo de etiquetas desarrolladas bajo el método Charmat y el tradicional champenoise. La primera parte de la publicación se concentra en aspectos generales de la cata y la apreciación de esta chispeante bebida. Un extracto de esta introducción es un inmejorable mapa sensorial para la cata y la captura de los aromas de estas bebidas. Al menos es un resumen que funciona para expertos catadores y para quienes se quieren iniciar en el cada vez más masivo universo y consumo de vinos con burbujas.

Ojo con los colores y con el tamaño de las burbujas, pequeños collares de perlitas delicadas, que deberían sostenerse en su danza ascendente en la copa por algunos minutos. Como la nariz humana reconoce hasta diez mil aromas distintos, siempre el problema no es sentirlos, sino que poder describirlos. Los vinos blancos más jóvenes tienden a agruparse en dos grandes categorías aromáticas. Fruta ácida (manzana verde, membrillo, piel de cítricos) y fruta exótica (mango, lichi, melón y duraznos).  Otras notas que emergen en este tipo de vinos son las de la fermentación, aromas a pan, a brioche. Además de la mineralidad, otra palabra que le dará peso a su comentario.

Además de ser un aperitivo inmejorable y estar cada vez más involucrado en coctelería de alta gama, el maridaje de estos vinos siempre se ha asociado con el consumo de pescados y productos del mar. Las ostras son un consorte ideal. Algo que confirma esta publicación, pero hay otras comidas más grasas -como los haggis escoceses o el foie gras de pato- en donde la burbuja limpia el paladar. El autor precisa temperaturas de servicio: 10° para botellas más regulares y un poco más elevado (12°- 14°) para botellas de gama superior.

La segunda parte del libro revisa más de un centenar de etiquetas de grandes apelaciones, como las francesas (Champagne o los Crémants de la Borgoña), además de los afamados Proseccos italianos, el Cava español y otras denominaciones de origen, desde Sudáfrica a América del Sur, Moldavia o Luxemburgo, hasta productores de Australia, Estados Unidos, Reino Unido, Alemania y Nueva Zelandia. Cada etiqueta involucra una ficha con datos del productor, rangos de precios, notas de cata, variedad de uvas con los que está elaborado y hay un espacio para notas personales y afanarse en la tarea titánica, onerosa y deleitosa de hacer un check en cada una de las 102 etiquetas que desfilan en sus 224 páginas.

Vinos Espumosos. Editorial h.f. Ullman. Disponible en librerías Contrapunto. Precio de referencia $ 17.800.