Desmenuzamos y analizamos los contenidos del libro, que bajo el pretexto de generar una publicación institucional, se termina transformando en un atractivo recetario, con cocteles, platos y, claro, la historia y la mística del más artesanal de los piscos que se encuentran en el retail.
Publicado el 08.06.2017
Comparte:

Una preciosa edición es la que ha desarrollado Horcón Quemado, el conocido pisco. Con fotografías (de paisajes e instalaciones) a cargo de David Calderón y Macarena Álvarez (fotos gastronómicas), la producción de Natalia Elís, textos de Carolina Silva Graves y recetas de cinco cocteles de Miguel Larraguibel (Maldito Barman) que buscan trasladar a los paisajes y honrar el entorno de la cuna de este destilado: San Félix, en el valle del Huasco. Además, figuran seis maridajes propuestos por la reconocida chef Carolina Bazán (Ambrosía), simples, directos y evocativos. Desde un gazpacho, pasando por un ceviche, hasta una tarta de limón, un mousse de chocolate con queso azul y hasta la untuosa armonía que se logra en el encuentro de un destilado de alta gama y origen artesanal y el foie gras.

Así, desde el hilado del lomo hasta la cuidada fotografía, la publicación va más allá de la encajonada memoria institucional. Recoge con acierto la historia de la marca, liada necesariamente a la familia Mulet, y a un empeño por rescatar en un destilado las peculiaridades de un paisaje, que logra transmitir casi los aromas de la fruta que madura bajo un sol incesante que se pasea en viaje parabólico por los cielos más limpios del orbe. La publicación repasa también detalles poco conocidos de este emprendimiento, como el origen de su nombre. Para ir desentrañando este misterio hay que consignar que un horcón es una herramienta cuya forma nos recuerda a la letra Y, un madero que sirvió de sitial de ajusticiamiento que se quemó pero no logró consumirse y da nombre a la localidad donde por casualidad o guiño del destino la inmigración española fue balear y no peninsular. Desde Mallorca arribaron las familias que le dieron un carácter a la industria pisquera nacional. Los Prohens, los Bou y por supuesto los Mulet, responsables de uno de los primeros piscos añejados del mercado, que trabaja con un respeto irreductible por las técnicas de sus orígenes que se remontan a más de un siglo de un intuitivo saber-hacer. Porque esta casa pisquera vinifica y destila como antaño, lo que le da un carácter único a su familia de piscos. Aplaudimos esta otra forma de beber, imbuirse y embriagarse con el espíritu de este destilado.

Horcón Quemado, un viaje al origen. 188 páginas. Disponible en librerías. Precio de referencia: $18.000.