“Las horas más oscuras” y “Tres anuncios por un crimen”: Apuestas ganadoras

Publicado el 25.01.2018
Comparte:

Si se están preparando para la nueva entrega de los premios Oscar (domingo 4 de marzo), les contamos de dos que compiten como mejor película del año, ya estrenadas en Chile: “Las horas más oscuras” y “Tres anuncios por un crimen”.

Partamos por Churchill…

Luego del impacto que significó la cinta “Dunkerke” a mediados del año pasado, “Las horas más oscuras” viene a completar la historia, esta vez desde el cuartel general en Londres. Es desde allí, en oscuras y secretas oficinas subterráneas, que el ya mítico Winston Churchill -recién designado Primer Ministro en 1940- da una de sus batallas más duras para lograr rescatar las desvalidas tropas en Calais y Dunkerke. No lo consigue para las primeras, pero sí para las segundas, en sufridas y cuestionadas maniobras políticas que, literalmente, le quitan el sueño.

Finalmente, sortea los obstáculos gracias a su brillante idea de convocar a las embarcaciones civiles y de escuchar al pueblo (consejo que le devolvió el mismísimo Rey), encendiendo voluntades para no permitir la rendición del Reino Unido. Protagonizado magistralmente por Gary Oldman (ganador del Globo de Oro, el premio del Sindicato de Actores y nominado al Oscar y al Bafta), este drama político más que bélico, dirigido por Joe Wright, narra los primeros días de Churchill al mando del gobierno tras la renuncia del traicionero Chamberlain, en el marco del avance de Adolf Hitler durante la Segunda Guerra Mundial.

A costa de parecer loco e insensato, por no preferir el camino de una negociación de paz vía Mussolini, Churchill da clases de estrategia política, y –por qué no decirlo- de lo que hoy llamaríamos “posverdad”. No transparenta el fracaso que están viviendo las tropas inglesas en suelo francés, sino que informa eufemísticamente de situaciones controladas y favorables, hasta que la realidad se hace tan presente que parte por desahogarse con su fiel secretaria.

Lo interesante es que en este tránsito a una situación límite en que se “debe” tomar la decisión correcta, el Churchill de hierro tiene cavilaciones y muchas dudas… a ratos, es un niño angustiado que debe ser consolado y “envalentonado” por su madre-esposa Clementine (interpretada por Kristin Scott-Thomas).

Una película eminentemente masculina pero que en los detalles esenciales tiene lo femenino. Aquí debuta también el famoso gesto de victoria de Winston con sus dedos en V. Una clase de un estadista de tomo y lomo.

En todos los cines, 125 minutos.

En el caso de “Tres anuncios por un crimen”, del realizador Martin McDonagh, también hay una guerra, a mucho menor escala, pero no por eso menos furiosa. La que dispara primero es Mildred Hayes (Frances McDormand, perfecta, genio de la ironía y el sarcasmo), una mujer triste y amargada por el crimen no resuelto de su hija violada y asesinada hace siete meses, en el pueblo en que ha vivido toda su vida, y en el que la policía no avanza. Mildred imagina una vía de presión cuando ve tres avisos camineros gigantes abandonados en el camino… decide arrendarlos y publica en ellos tres frases que cuestionan la investigación policial, partiendo por el jefe Bill Willoughby  (Woody Harrelson), a la sazón sufriente de un cáncer terminal.

La mayoría del pueblo empatiza con los oficiales y desaprueba la agresiva acción de Hayes, a quien hasta un sacerdote del colegio de su hijo la reprocha. Ella simplemente responde: “Cuando eres parte de la pandilla, aún cuando no hayas hecho nada, eres también responsable”.

De aquí en adelante comienzan enfrentamientos terribles, racistas, machistas, tragicómicos incluso. El peor es el policía Dixon (gran interpretación de Sam Rockwell), desadaptado, básico y abusador, que vive su propio drama a cargo de una madre inútil.

Todos traspasan sus límites: Mildred cuando intenta quemar la estación de policía, Dixon cuando agrede al que arrienda los carteles, y Willoughby cuando se suicida, pero la suma de estas acciones abre un camino de sanación.

Se luce el guión que va dibujando la historia y los perfiles humanos con tal realismo, que se acaban los blancos y negros. Cada personaje tiene sus dramas y sus porqué, tanto, que el giro que va dando la historia es increíble aunque directo a la redención.

Ruda y humana como ninguna. ¿Será que así es la vida? Cuenta con 4 Globos de Oro, 7 nominaciones al Oscar y 9 a los Bafta. Imperdible.

En todos los cines. 112 minutos.