En Antonia López de Bello está este lugar que hay que conocer y probar, donde hay un trabajo que prefiere pescados y mariscos y una propuesta culinaria atravesada por una marcada vocación estética.
Publicado el 15.12.2016
Comparte:

El restaurante numeral de Bellavista es un espacio digno de conocer en su propuesta vistosa de tapas de vanguardia, donde hay un trabajo que prefiere pescados y mariscos y una propuesta culinaria atravesada por una marcada vocación estética. Les damos tres razones (y media) para sumergirse en esta apuesta.

El chef
Lo conocimos primeramente en los fuegos de la mejor época de Alegre en Valparaíso. Desde allí ya se avizoraba el talento y la inquieta mano de un novel cocinero Sergio Barroso, quien a pesar de su consolidación y su despegue mediático, todavía tiene mucho que mostrar. Luego de una pausa, su talento volvió a brillar en este comedor que es una de las aperturas del año. Sobre todo por ostentar una cocina que al menos visualmente se instala entre las mejores de la capital. A Barroso, la revista Time ya lo captó en su trabajo en Valparaíso y la cuestionada lista “50 Best” encamina al 040 como una de las aperturas de este año. El comedor que se ubica bajo el alero del  Hotel Tinto Boutique de Bellavista (literalmente el subsuelo), ya suma reconocimientos y las apariciones en el prestigioso cuaderno de gastronomía Apicius siguen abonando el prestigio del cocinero español, quien confiesa una vocación visual en su trabajo, aunque en el formato de tapas, cada paso es un verdadero uppercut de sabor y con tanta variedad cuesta hacer el promedio si manda sabor o imagen en su propuesta.

Los montajes
La cocina funciona con dos menús de degustación “sorpresa”, de 6 y 12 tiempos, con tapas que van cambiando cada uno o dos meses y en las que el 90% de los productos son del mar. Celebramos la arquitectura de cada plato, el giro estético, el ingenio. La habilidad de crear bocadillos muy apetecidos por el comensal de la actualidad, ese que antes de probar bocado inmortaliza la pieza para publicarla en redes sociales. Hay innegable talento y dotes escultóricas en Barroso, quien también sabe de la técnica del trompe-l’oeil, esa suerte de trampantojo comestible en formato miniatura donde hay un juego de apariencias, no exento de humor y cierta picardía. Hay un juego semántico algo confuso o escurridizo de captar a primera vista, Barroso usa los nombres de técnicas tradicionales para bautizar creaciones que tienen la forma, parecen ser algo que no son, máscaras e ilusionismo con perfiles de sabor completamente diferentes y logra en algunos puntos re-conceptualizar algunas categorías de los que conocemos como nigiri, manzana confitada, churros, soufflés y sopaipillas.

El bajativo, en el bar de la azotea
Room n°9 es un bar inspirado en los bares speakeasy que proliferaron en la época de la Prohibición en los años 20 en Estados Unidos y que saca molde del conocido Nicky Harrison de Buenos Aires. Tras la cena uno tiene la posibilidad y casi la obligación de pasar al Room, al cual se accede a través de un refrigerador y luego mediante un montacargas que eleva a los visitantes hasta una terraza donde hay una barra que despacha buenos cócteles. Trabajan también con medidas “inusuales” para el estándar nacional y nuevamente se privilegia la estética y la sorpresa. Cócteles servidos en un jigger o que se despachan en una copa con forma de ampolleta. Tragos con destilados de alta gama que se presentan sobre una camioneta en miniatura y algunos clásicos de la coctelería remasterizados y servidos en copas con cristales labrados, o bien, enjaulados, dentro de un libro o un cofre de madera. Un parque de diversiones bebestible.

Luces y sombras
Si revisan los comentarios de Trip Advisor encontrarán mayoritariamente referencias elogiosas pero también algunas más enconadas y no tan satisfactorias, que son la minoría. La última invitación tiene que ver con la curiosidad y ese “juzgue usted mismo”. A ver si se ubican en la zona de los que aplauden o se alinean con los disidentes.

040 y Room n°9. Antonia López de Bello 040, Bellavista (ver mapa).
Tel. 22 732 9214
De martes a domingo de 19:00 a 0:00 horas.