La cantante francesa logró poner a cantar y a bailar a más de dos mil personas en el Movistar Arena a pesar de la barrera del idioma con un show de dos horas, en el que no faltó su éxito "Je veux" y una interpretación de "Gracias a la vida" de Violeta Parra .
Publicado el 18.10.2016
Comparte:

La francesa Isabelle Geffroy (36) sólo sabe un par de palabras en español. “Muchas gracias”, “vida”, “entendemos”, “blanco y negro” y “disculpen” son parte de ese vocabulario. También sabe interpretar algunas canciones del cancionero latinoamericano como “Dos gardenias” (Isolina Carrillo) y “Gracias a la vida” (Violeta Parra). A pesar de la barrera del idioma, su energía como la cantante Zaz – que es su nombre artístico- se impone. Gracias a ello logró cantar frente a más de dos mil personas en el Movistar Arena el pasado 17 de octubre y hacer que casi todos bailaran y en algunos casos balbucearan la mayoría de sus temas.

Un éxito, que al menos en Chile, ha trabajado de a poco. En 2014 llenó el Teatro Nescafé de las Artes y en 2015 el Teatro Caupolicán. Y este año casi repleta el Movistar Arena, donde presentó un show de dos horas -que empezó a las 21:00 horas- en el que brincó, bailó, tocó un theremin para iniciar el espectáculo y se frustró mucho cada vez que intentaba hablar entre canciones con un poco de francés y otro poco de español. “Importante que yo comprendo y ustedes comprenden”, dijo después de interpretar “Je veux”, el tema que en 2010 la lanzó a la fama y se convirtió en una de las voces francesas más escuchadas hasta en Japón.

Otro momento en el que no se pudo expresar a gusto fue antes de interpretar “La légende des colibris”, en su intento de explicar la fábula del colibrí y la necesidad de tener más personas que hagan pequeños aportes valiosos, como la que hizo esta ave en un incendio apagando el fuego con la poca agua que lograba retener en su piquito. “Merde”, fue su expresión en ese y otros intentos. La respuesta del público siempre fue un par de carcacajas y corearle esos temas y otros más, como “Les Passants” y “Comme ci, comme ça” y “La Parisienne”.

Así, con su fusión de blues, gypsy jazz, rock, pop, un poco de sonidos brasileños y más logró superar en otro país hispanohablante – ya ha estado en Argentina y Colombia- la hazaña de cantar, ser cantada y hacerse sentir.

Bien lo ha dicho ella en varias entrevistas durante esta gira que cierra el 15 de diciembre en Alemania: “Lo mejor que se dijo de mí es que, por más que el público no entiende el francés, yo consigo transmitir mi energía, las ganas de bailar y la alegría de vivir.

FOTO: LORENA TASCA