Cada participante de este “reality político”, ha dejado claro que la franja sigue viva, la tradición aún no se despega del televisor. Así lo demuestran los 40 puntos de rating que contra viento y marea han logrado marcar manteniéndose firmes.
Publicado el 22.06.2017
Comparte:

A ocho días de que culmine la franja electoral para las elecciones primarias, los precandidatos de Chile Vamos y el Frente Amplio se han puesto las pilas en cada emisión de su valioso espacio televisivo. La carrera por ganar los votos de electores es primordial, y a estas alturas es casi un tesoro, ya que nuestra política cada día pierde adherentes gracias a los numerosos “condoritos” ya conocidos. Para muchos, la televisión sigue siendo la primera fuente de información, por esto, se dedicaron a tirar toda la carne a la parrilla.

Es importante que señalemos la entrada revolucionaria y a toda velocidad de las redes sociales y nuevos formatos para ver contenidos. Ya no basta con nuestra amada cajita de sorpresas, ahora el que tiene el último iPhone, o mejor computador para ver Youtube es el que “la lleva”. Formatos que eran impensados hace un par de franjas atrás. Mejor ni pensar lo que venga más adelante.

Cada participante de este “reality político”, ha dejado claro que la franja sigue viva, la tradición aún no se despega del televisor. Así lo demuestran los 40 puntos de rating que contra viento y marea han logrado marcar manteniéndose firmes.

Harto menos que en los 90, donde el numero era el doble entre todos los canales.

Chile Vamos

“La campaña del Sí”

Coreografías, colores, optimismo y música de alegría (como si el mundo fuera perfecto) es la apuesta de Sebastián Piñera. Me recuerda mucho la inolvidable franja del Sí y el No, en donde la música de cada ideal se transformó rápidamente en himnos de lucha para cada bando. Aunque, digámoslo con todas sus letras, el logo de campaña de Piñera es “casi” igual a la campaña del Sí. ¿Se habrá dado cuenta o será una simple coincidencia? Piñera no asumió riesgos en su franja y apuntó a un comercial muy ordenado, claro, positivo y conservador. Piñerismo puro. S, de suficiente.

“Don Francisco encubierto”

Manuel José Ossandón, con micrófono en mano, consulta las urgencias de la gente en pleno centro de Santiago. Su lado más crítico y cercano a la gente ha resaltado, gracias a la ayuda de sus años anteriores como alcalde. Sabe llegar a ellos y se nota. Eso sí, me di cuenta que es inevitable que se le salga el Trump que lleva dentro, ya que en temas como el matrimonio igualitario o el aborto no da su brazo a torcer. ¡Este hombre es de temer! S, de suficiente.

“El mateo zorrón”

Un torbellino de imágenes y mil palabras por minuto. Felipe Kast dedicó su tiempo a exponer un comercial de buena factura, innovador y dinámico. Se nota la ayuda de su mano derecha, Hernán Larraín Matte (hermano de los creadores de “No”, “Neruda”, “Jackie” entre otras). Me pareció casi un video motivacional a lo Sampaoli antes de jugar la final de la Copa Sudamericana. Digno de escucharlo en el auto para enfrentar el estrés de los tacos. B, de bueno.

Frente Amplio

“El profesor” 

Alberto Mayol mantiene su seriedad y bombardeo de tecnicismos, en donde nos enseña las diferentes propuestas para un supuesto mejor vivir. No tiene tapujos en criticar a la clase política actual y muestra su estilo hippie culto en las ideas. Me gusta, pero me asusta esa melena al viento. S, de suficiente.

“Bacheletizada”

Reluciendo su profesión de periodista, Beatriz Sánchez utilizó cada momento para darle un énfasis más humano, emotivo y sensible a su turno en la franja. Al ser la única mujer, no costó asociar su espíritu maternal a las pasadas franjas de Michelle Bachelet, pero ¿se acerca o aleja de esta idea? I, de insuficiente.

Como ven, no hay ningún MB. Están harto mejores las campañas de los canales para ver la Copa Confederaciones y, tengo que decirlo, el departamento de marketing de Mega es alucinante. El último comercial que se mandaron, el de la Marea Roja, es simplemente extraordinario. Ahí sí que hay un MB, de muy bueno.

 

Vasco Moulian, académico UDD.