Quien se merece todo mi respeto, más aún esta semana, es la candidata presidencial por la Democracia Cristiana, Carolina Goic, quien tuvo que salir a defender su posición, a su partido e incluso a la Virgen de Lourdes. ¡Qué semana Carolita! Te dedico especialmente a tí los dulces y tradicionales “Suspiros de Monja”, esos maravillosos bollitos nevados con azúcar flor que nos acompañan a la hora del té.
Publicado el 19.10.2017
Comparte:

 

 

mecha corta ok

@politicaycocina

Suspiros de Monja

(Para la directiva de la DC)

500 gr de harina

400 gr de azúcar

500 ml de agua

Cáscara de limón

Una pizca de canela

200 gr de mantequilla

5 huevos

Aceite de oliva virgen

80 gr de azúcar en polvo

 

Instale el sillón frente al televisor y déjese tentar por las cabritas, dulces o saladas según prefiera, para disfrutar del debut de las campañas televisivas. Eso sí, va a tener que estar concentrado porque algunos sólo aparecerán un segundo frente a ustedes. Este viernes es el gran día. Ahí veremos a los candidatos en escena, en todo su esplendor y rodeados de esperanzados extras. Comenzarán a sonar los pegajosos jingles y el ganador será el que no podamos sacarnos de encima el fin de semana. Ese incesante tarareo nos recordará, una y otra vez, que el tiempo se acabó y que comienza la cuenta regresiva de 28 días para las elecciones presidenciales.

Con un tibio aplauso fue recibida la Presidenta por los empresarios en la reunión de la industria en la SOFOFA. En su discurso, Michelle Bachelet destacó el cambio de “tono” por parte de las autoridades gremiales. No sé por qué se me vino a la cabeza cuando a un buen amigo le cambiaron el tonito justo después de firmar la libreta de matrimonio. En todo caso, aquí el tono mejoró, no como en la historia de mi pobre amigo. Pero para ser francos, el discurso fue pobre y no estuvo a la altura de una Presidenta en su última reunión con los miembros de la industria y ad portas de dejar el cargo. Señora, tiene que aprovechar sus últimos meses de gobierno, no basta con quedar bien con los gringos de la ONU.

Quien se merece todo mi respeto, más aún esta semana, es la candidata presidencial por la Democracia Cristiana, Carolina Goic, quien tuvo que salir a defender su posición, a su partido e incluso a la Virgen de Lourdes. ¡Qué semana Carolita! Te dedico especialmente a tí los dulces y tradicionales “Suspiros de Monja”, esos maravillosos bollitos nevados con azúcar flor que nos acompañan a la hora del té.

Para el olvido estos días senadora. Primero, la deslealtad de algunos de sus camaradas liderados por la diputada y candidata al Senado por Atacama, Yasna Provoste. Luego la traición de La Moneda, que se sumó y apoyó esta iniciativa. Me sorprendió su actitud, candidata, y la aplaudo por eso. Le envió un claro  mensaje a la Presidenta instándola a gobernar más que a enaltecer su famoso “legado”.

Y para rematar la semana, fue de invitada al programa de política/farándula del domingo, Tolerancia Cero, donde además de no dejarla hablar fue tristremente tratada por el Chascón Villegas, quien todavía no entiende que hay que tener algo de educación con los invitados. Pero una vez más, bien Carolina. Fuiste capaz de ponerlo en su lugar y tu parelé fue hasta portada de los diarios al día siguiente. Igualito a la parada de carros que le pegaste al rockero periodista, Freddy  Stock, quien te sorprendió en pleno programa radial, con un reportaje que cuestionaba a tus camaradas sobre la probidad respecto al lucro en la educación. No sé por qué me dio la sensación que venía aleccionado por su pololita, la “chica comunista”, Karol Cariola.

Vamos a la cocina, porque nada mejor que pasar las penas con estos dulces Suspiros de Monja, perfectos también para zanjar las diferencias internas en su partido. Para hacerle honor al plato de hoy, invite a la Yasna Provoste, a la consecuente Mariana Aylwin y a la candidata por la región del Maule, Ximena Rincón. Páseles unos hábitos y unas tocas de monja y, mientras se visten, reúnase con su dream team económico, liderado por los atléticos y letrados economistas. Que ellos evalúen la combinación perfecta de ingredientes para lograr esa textura suave y ligera (como masticar aire como decía mi abuela), propia de esta receta.

Carolina, no se olvide de vestirse como la Virgen de Lourdes, luego párese sobre un pedestal y, desde ahí, dé las instrucciones, analice a las religiosas y tome nota de sus discusiones. Deje tranquilo y no desconcentre a su dream team económico mientras entrena en el patio de servicio.

En una olla, hiervan el agua con la manteca, la sal y la cáscara de un limón. Añadan luego el harina y revuelvan bien con una cuchara de madera. Ojo con sor Yasna, que no descuide la olla y que cocine la mezcla por 15 minutos o hasta que la mezcla se despegue del fondo. Déjenla enfriar y que la hermana Mariana agregue, sin dejar de revolver, los huevos, la leche y los polvos de hornear. Con la masa lista, instruya a la madre Ximena para que forme bolitas de unos 4 cms. y las reserve.

Que el dream team entre en escena y, luego de limpiarse la transpiración, que frían las bolitas en un sartén con el aceite bien caliente. Una vez que estén doradas, que las retiren del fuego y las pongan en papel absorbente.

Antes de servirlo, haga pasar al “Gute”, a quien pillamos escondido en el repostero espiando atentamente a las religiosas. Que expíe sus culpas y espolvoreé los “suspiros de monja” con abundante azúcar. Ahora, más que nunca, es importante endulzar los pocos días de campaña que van quedando. Basta de tragos amargos antes de las eleccions. Y Carolina, bendita seas. Amén.