El que no pasó para nada piola -pero obviamente gracias a una calculada estrategia- fue el candidato Alejandro Navarro. ¡Es impactante las cosas que hacen los candidatos para ganarse un par de portadas! Es que arrojarle $2.510 en monedas a Piñera durante el debate de la Archi, como protesta al préstamo que el Banco Estado le hizo a su contrincante, fue mucho.
Publicado el 26.10.2017
Comparte:

 

 

mecha corta ok

@politicaycocina

Monedas de Chocolate

(Para los niños)

250 gr de chocolate

130 gr leche condensada

75 gr de nueces picadas

Cacao amargo

 

Los candidatos presidenciales no han desperdiciado oportunidad esta semana para lucirse y han participado en cuanto programa y debate les han puesto por delante y con harto entusiasmo. Demasiado quizás, sobre todo MEO, quien se coló olímpicamente en la ENADE, evento al que ni él, ni Alejandro Navarro, ni Eduardo Artés estaban invitados. Su cómplice, la Beatriz Sánchez, quien le cedió solidariamente (o astutamente) unos minutitos de su tiempo. Y es que, para ser francos, igual le convenía a la candidata el mediático video de Marco Enríquez-Ominami, quien con su cabellera plateada, disparó sin piedad sus dardos contra los empresarios.

¿No les ha llamado la atención la franja televisiva? Y es que más allá de las grandes producciones y la originalidad de muchos, es sorprendente lo preocupados que están algunos de su contrincante de Chile Vamos. Es sabido que en la televisión el tiempo es oro y ellos han malgastado el suyo atacando a Piñera en lugar de presentar sus propuestas. Está bien, de cara a las encuestas de esta semana sabemos que el hombre les lleva ventaja, pero los simples mortales estamos cansados de la falta de ideas. Les recomiendo que aprovechen esos valiosos minutos y nos presenten sus programas, estamos hartos de tanta hostilidad y pelea.

El que nos dejó de una pieza a todos fue ese que encarnó el dicho que asegura que el que se va sin que lo echen, vuelve sin que lo llamen. Tal cual, el subsecretario del interior que partió solito, picado y amurrado de vacaciones después de que le quitaron el piso en La Moneda, volvió sorpresivamente y antes de lo que todos presupuestábamos (incluido el gobierno). Estamos confundidos señor Aleuy. Ya te creemos poco y nada. Mucho mejor hubiese sido que, alegando una irreparable fobia a los aviones, prolongaras la estadía en el país azteca disfrutando de las margaritas y las enchiladas. ¡Habrías pasado piola!

El que no pasó para nada piola -pero obviamente gracias a una calculada estrategia- fue el candidato Alejandro Navarro. ¡Es impactante las cosas que hacen los candidatos para ganarse un par de portadas! Es que arrojarle $2.510 en monedas a Piñera durante el debate de la Archi, como protesta al préstamo que el Banco Estado le hizo a su contrincante, fue mucho. Demasiado. Hay formas y formas senador y esta, claramente, no corresponde. Por eso mismo le dedico la receta de esta semana: unas dulces monedas de chocolate.

Hay algo que no anda bien senador. Usted calificó de “odioso” que el banco estatal le prestara plata a un multimillonario como Piñera. Personalmente, odiosa me parece la falta de compostura de un ilustre como usted. Le recomiendo que pase a la farmacia de la esquina y se compre un Armonil, lo encuentro demasiado alterado. Porque como si fuera poco, después del papelón de la Archi, se peleó con Matías del Río en el programa radial, Estación Moneda. Parecía cabro chico discutiendo con el periodista: “Me voy yo o se va usted”, insistía. ¡Si hasta se agarró con la encantadora Marcela Vacarezza en un programa de TVN!

Senador Navarro, por qué no se relaja un poco y se va a la cocina a preparar esos dulces chocolates con nueces. La odiosidad sirve de poco y esta receta puede convertirse en una forma mucho más efectiva de llegar a la gente. Eso sí, va a tener que preparar las monedas solito, no vaya a ser cosa que se pelee por los ingredientes. Además, últimamente ha sido la tónica: de comando ni hablar y de seguidores menos, pero lo importante es que se relaje y cambie la cara.

Ponga el chocolate y la leche condensada en una cacerola a fuego lento para que se funda y se mezcle bien. Una vez listo, retirar del fuego, añadir las nueces e incorporar. Preocúpese de colocar la mezcla en un papel de aluminio y vaya enrollándolo suavemente para que quede en forma tubular. Póngalo a refrigerar por unas tres horas y, mientras tanto, para no aburrirse, revise en Internet todo lo que hizo la última semana para que, al menos, haga un mea culpa. Retire el chocolate del frío, saque el papel de aluminio y haga rodar el tubo sobre el cacao. Pídale un corbo al candidato Kast y corte las monedas de 1 cm de espesor.

Ahora senador, prepárese para Halloween, póngase su disfraz favorito (puede ser el del comandante supremo de la revolución bolivariana, Hugo Chávez) y siéntese en el patio de su casa a esperar que los niños toquen el timbre. Así, en vez de tirar las monedas en la mesa, puede hacer feliz a un pequeño.