Ahora, donde los nervios están que estallan es en el comando de Sebastián Piñera, donde admiten preocupados que la cosa no anduvo tan bien y que el riesgo de no volver a Palacio es alto. A más de alguno le debe estar doliendo la “guatita” y más aún al propio candidato. De ahí mi propuesta de esta semana: unas reponedoras guatitas con tomate, para ti Sebastián y tu equipo, que van a necesitar de mucha energía en estos 10 días que tienen por delante.
Publicado el 06.12.2017
Comparte:

 

 

mecha corta ok

@politicaycocina

Guatitas con Tomate

½ kilo de guatitas

1 cebolla cortada pluma

2 cucharadas de harina

¾ taza de aceite

50 gramos de queso rallado

1 cuchara de ají de color

1 pimiento cocido

1 huevo duro

Perejil picado

Ají, orégano y pimienta

 

Estamos en la cuenta regresiva. Sólo faltan 10 días para acudir a las urnas y sólo 10 para estrenar finalmente el banquete, el que –al paso que vamos– se ve cada día más prometedor y sabroso. Por el momento, cada despertar presenta una nueva sorpresa y ni el vidente más dotado es capaz de anticipar qué pasará a lo largo de la jornada: qué dirá un candidato, qué hará el otro, quién apoyará a quién… Sólo podemos asegurar que el menú es un misterio total y que nadie sabe qué comeremos ese 17 de diciembre.

La ebullición en la Democracia Cristiana no para. La semana pasada el ambiente era candente, en cambio hoy no sabría cómo describirlo, porque admito que me confunde ver visiones tan distintas dentro de un mismo conglomerado. Al menos los Progresistas con Progreso (PCP), liderados por la Mariana Aylwin, se comenzaron a definir y aseguraron que por ningún motivo apoyarán a Alejandro Guillier en la segunda vuelta, incluso están abiertos a la posibilidad de crear un nuevo referente político fuera de la DC. El tema es que deben decidir si renuncian antes o después del balotaje, un punto no menor considerando que hay un grupo de valientes que quiere adelantarse y, de paso, hacerle un guiño a Piñera. Sólo queda tomar palco y, con una buena copa de vino en mano, esperar a ver qué deciden.

Lo que parece un salpicón de día jueves o el bien llamado “lumami” (donde los sabores afloran pero cuesta descubrir los ingredientes) es la postura, o mejor dicho, la indefinición del Frente Amplio ante la segunda vuelta. Dicen una cosa y piensan otra y los supuestos líderes establecen un camino, pero el rebaño toma otro. Un buen ejemplo fueron las dos conferencias de prensa de la Bea, pues en cada una de ellas declaró cosas opuestas. Por lo menos a mí, eso no me convence, y me imagino que a muchos de sus niños rebeldes, tampoco. Un consejo: defínanse de una vez y de verdad. Sean francos y reconozcan que el candidato oficialista no comparte sus sueños.

Lo único que me queda claro es que la centro izquierda desapareció. Y es que después de ser testigo de la agresividad con la que Alejandro Guillier se refiere a su ex empleador, de su afán por meterse en el bolsillo de los otros y de su “hasta la victoria siempre” aludiendo al “Che” Guevara, se me hizo evidente que estamos frente a un candidato de izquierda profunda. Un consejo para ti también Alejandro: invita al ex candidato Artés para llenar ese vacío latente en tu comando y así podrás tomar tu siesta más tranquilo.

Ahora, donde los nervios están que estallan es en el comando de Sebastián Piñera, donde admiten preocupados que la cosa no anduvo tan bien y que el riesgo de no volver a Palacio es alto. A más de alguno le debe estar doliendo la “guatita” y más aún al propio candidato. De ahí mi propuesta de esta semana: unas reponedoras guatitas con tomate, para ti Sebastián y tu equipo, que van a necesitar de mucha energía en estos 10 días que tienen por delante.

Les queda poco tiempo para ordenar el gallinero, alinear a los voceros y domar a sus nuevos integrantes. Me pasa que cuando prendo la televisión, no sé si el candidato es Ossandón o Piñera. Ojo con el huaso, que de repente se le desboca el caballo y eso ayuda poco.

En la cocina no les queda otra que trabajar en equipo, así que, adelante. Sebastián, invita al jefe, Andrés Chadwick, y a tus voceros Manuel José Ossandón y Felipe y José Antonio Kast y pídele a la Magdalena Piñera que les cierre la puerta con llave y por afuera para que nadie se arranque con los tarros. Que el trabajo sucio lo haga Andrés y que comience por lavar y cocer las guatitas. Luego que las corte como tallarines con un buen cuchillo. Mientras tanto, que Felipe tome un sartén y fría la cebolla, agregue después los tomates, el pimentón rojo, la zanahoria rallada y los aliños incluyendo el perejil. Que Manuel José corte las papas en cuatro y José Antonio junte el sofrito, las papas, las guatitas y su caldo y ponga la mezcla a cocer por una hora y media. Mientras esperan junto a la olla para que queden bien blandas, pueden aprovechar de ponerse de acuerdo.

Que Sebastián ponga la mesa y determine el lugar donde se sentará cada uno, cuidando de que no se cambien de puesto. Los cinco deben estar muy atentos, porque 10 minutos antes de servir los platos, hay que deshacer dos cucharadas de harina en un poco del caldo de guatitas y agregarlo al guiso para que quede cremoso. Además, agregar el huevo duro cortado en cuatro partes y el queso rallado.

Calma, coman tranquilos. Les quedan pocos días, así que cuiden lo que digan, ya que, como bien saben, todo puede ser usado en su contra. Por lo demás, nadie les dijo que esta carrera iba a ser fácil, pero estas guatitas con tomate les servirán para renovar las energías y seguir adelante. ¡Que gane el mejor!

 

Foto: 800.cl