La que no se salvó esta semana fue la mediática vocera y diputada comunista, Karol Cariola, bautizada por Carolina Goic como la “chica comunista”. Creo que mereces –por lejos– el plato de esta semana, el que vas a tener que preparar acompañada ya que no te dejaron estar sola en la cocina.
Publicado el 20.07.2017
Comparte:

 

 

mecha corta ok

@politicaycocina

Leche Nevada

(6 personas)

2 ½ tazas de leche

5 yemas de huevo

3 claras de huevo

1 taza de azúcar

2 cucharaditas de extracto de vainilla

Canela en polvo

Cómo vamos a olvidar el despertar de esta semana… Todo blanco a nuestro alrededor, la ciudad nevada como no se veía desde 1971 y luego todo negro por el tremendo apagón.

Junto con la nevazón, parece que se congeló la candidatura del senador independiente de las pocas firmas, Alejandro Guillier, a quien las encuestas del fin de semana nuevamente lo ubicaron por detrás de Beatriz Sánchez. Senador, atención, le queda poco tiempo. Escuche a sus supuestos aliados porque aprovecho de advertirle que, según me soplaron por ahí, hay varios bien chatitos.

Por otro lado, el pinponeo entre el Gobierno y Piñera fue digno de un gran partido de tenis de mesa.  Primera jugada: el candidato llamó a un acuerdo nacional para enfrentar la crisis del Sename, a lo que el Gobierno le respondió “ojalá su sector vote en favor de los proyectos por la infancia”. Segunda jugada: Piñera retrucó con otro emplazamiento al Gobierno para que termine con la irresponsabilidad, fije nuevas prioridades y redestine los recursos de la gratuidad universitaria para mejorar el Sename y las pensiones. Match point: el Ministro de Hacienda le pide “ser preciso con los números” y señala: “El llamado es a ponerle número a todo lo que se ofrece”. A todo esto, bien válida la preocupación del ministro después de la semanita que tuvo.

En este juego también quiso participar la candidata DC, Carolina Goic, quien le pidió a la Presidenta convocar a “una Comisión Nacional de Verdad y Justicia” para establecer responsabilidades “caiga quien caiga”. La pescaron pocazo eso sí y sus dichos no tuvieron mucha injerencia en la definición del match.

Como si fuera una fiesta de toque a toque, los honorables se amanecieron discutiendo las tres causales para despenalizar la interrupción del embarazo (aborto, en castellano). Senadoras y senadores pasaron horas hablando de acompañamiento y objeción de conciencia, pero al final, no hubo ninguna sorpresa: la retroexcavadora funcionó y las portadas de los matutinos titularon la jornada como histórica. Igual el tema lo tendrá que resolver una comisión mixta y lo más probable es que luego de eso los miembros del Tribunal Constitucional tendrán que trabajar.

Tampoco se salvó esta semana la mediática vocera y diputada comunista, Karol Cariola, bautizada por la Carolina como la “chica comunista”. Creo que mereces –por lejos– el plato de esta semana, el que vas a tener que preparar acompañada ya que no te dejaron estar sola en la cocina.

¡Qué manera de quitarte el piso! Diversos personeros de la ex Nueva Mayoría pidieron sumar nuevas vocerías al comando debido a las magras evaluaciones, los tristes resultados de las encuestas y te quitaron la exclusividad del cargo. Evidentemente les incomoda el rol de los portadores de la hoz y el martillo en la campaña. A Guillier no le quedó otra que ceder y junto a un delicioso Barros Luco de la Confitería Torres, te presentó a los “voceros de apoyo”: Marcela Hernando (PR), Daniel Melo (PS) y Loreto Carvajal (PPD).

Para esta semana elegí la Leche Nevada, tradicional postre chileno, principalmente por dos razones. La primera y más importante, es para endulzarte un poco este amargo trago de tener que compartir pantalla. Y la segunda, la inusual nevazón del fin de semana. Y es que la piscina del vecino no dejaba de recordarme el postre de mi abuela.

A trabajar diputada. En una olla poner la leche y llevarla a ebullición a fuego lento.  Aparte, batir las claras con un tercio de la taza de azúcar. Cuando el merengue esté firme y brillante, sacarlo en forma de “copos de nieve” y ponerlo por dos minutos en la leche caliente a fuego lento (por lado y lado). Sacarlo de la olla y reservar, al igual que la leche. Pídale a los “voceros de apoyo” que batan las yemas hasta que estén pálidas y espumosas y luego que lo mezclen junto con el resto del azúcar y la leche que reservamos. Cocinar esta mezcla a fuego medio hasta que esté espesa pero sin hervir. Una vez lista, retirar del fuego, agregar la vainilla y dejar enfriar. Servir en una fuente, añadir suavemente los “copos de nieve” y refrigerar.

Dele el toque final espolvoreando un poco de canela encima y convide a la mesa a sus nuevos “compañeros”.  Un humilde consejo diputada: no olvide que este es sólo el postre, por lo que le sugiero que antes les ofrezca a los comensales el tradicional Caldillo de Congrio con el que su partido inicia cada año. No se les vaya a olvidar que están frente a la “chica comunista”.