La Presidenta de la República firmó el Proyecto de Ley de Migraciones, iniciativa que me inspiró el plato de esta semana: el Griot Haitiano. Mi intención es rendirle un homenaje al pueblo de Haití y a ese 2,7% de la población nacional que es inmigrante. Este clásico plato de la isla caribeña, se lo voy a dedicar a esos ocho que llegaron el día lunes a inscribir sus candidaturas presidenciales.
Publicado el 24.08.2017
Comparte:

 

 

mecha corta ok

@politicaycocina

Griot Haitiano

(Para los 8 candidatos)

900 gramos de carne de cerdo cortada en cubos

1 cebolla grande picada fina

2 dientes de ajo picados

2 o 3 ajíes picantes

1 cucharadita de tomillo

Jugo de pomelo ½ taza

Sal y pimienta al gusto

Sin tregua fue el bullying en las redes sociales contra la abejita de la campaña de Goic, tanto así, que sus parlamentarios lanzaron un nuevo logo que dice “Siempre por Chile”, pasando el dato de que no son ni abejas ni resilientes. Eso sí, esto sintoniza pocazo con el centenar de personas que esperaban a la Carolina detrás del Bellas Artes con sus antenitas bien puestas, aunque hay que admitir que no se vio ningún slogan hablando de su patria resiliente. Pucha que duró poco el lema Carolita, pero al menos sirvió para dedicarte el plato de la semana pasada.

Feliz se le vio a Matías Walker junto al presidente del MAS y su colega de Izquierda Ciudadana (IC) presentando su pacto “Convergencia Democrática”. Espero sinceramente que Matías y sus camaradas tengan claro que sus socios respaldan al gobierno de Nicolás Maduro y que sería prudente, al menos en la foto, moderar la sonrisa si quieren parecer una alternativa que se mueve hacia el centro.

Justito llegaron los de Chile Vamos a inscribir sus listas parlamentarias, lo que nos da pistas de que tan de acuerdo no estaban. Pero al menos lograron una sola lista, diferenciándose de los de la otra vereda: “Fuerza de la Mayoría”, “Convergencia Democrática” y “Frente Amplio”, que no lo consiguieron. El que sí se escapó con los tarros fue el Coloro Edwards en la senatorial de la Araucanía. Se amurró y siguió su camino como independiente. José Manuel, ¿no te das cuenta de que con tu pataleta vas a hacer perder un senador a tu sector en la zona?

No puedo dejar pasar un par de eventos que me llamaron la atención esta semana. Mientras me tomaba una buena copa de vino frente al televisor, fui testigo de la cara larga de Alejandro Guillier y sus secuaces cuando salían del Banco Estado después de que les negaran un préstamo para financiar la campaña. Y eso que estamos hablando del banco que depende del gobierno de su propia coalición. El muy fresco osó compararse con el ex presidente Obama… Parece que no le quedará otra que hacer una vaca u organizar un bingo. ¿Y qué me dicen del escandaloso comité de ministros que sesionó el día lunes para revisar el proyecto Dominga? Una payasada que como resultado dejó a un Chile aún menos atractivo para invertir al mismísimo día siguiente. Como si fuera poco, fuimos testigos de cómo el ministro de Medio Ambiente, Marcelo Mena, cortaba el teléfono y dejaba hablando solos a un par de panelistas de radio que le hicieron preguntas que lo incomodaron. ¿Qué  nos está pasando? Seamos más rigurosos al elegir a nuestras autoridades. No se puede escoger a un títere, incapaz de leer un informe y que vota según le ordenen sus superiores.

Hace unos días la Presidenta de la República firmó el Proyecto de Ley de Migraciones, iniciativa que me inspiró el plato de esta semana: el Griot Haitiano. Mi intención es rendirle un homenaje al pueblo de Haití y a ese 2,7% de la población nacional que es inmigrante. Este clásico plato de la isla caribeña se lo voy a dedicar a esos ocho que llegaron el día lunes a inscribir sus candidaturas presidenciales.

Me río solo al imaginarme la escena de los ocho compartiendo tareas dentro de la cocina. Estoy viendo a Sebastián Piñera chantándose en la cabeza, sin preguntarle a nadie, la Toque Blanche (el tradicional gorro de chef), dejando así en claro quién es el gerente de la cocina. Y comienza a dar las órdenes. Le pasa el trozo de cerdo a José Antonio Kast para que con un corbo militar lo corte en cubos tipo Bavaria, mientras a lo lejos observa cómo la Beatriz Sánchez llora desconsolada mientras pica la cebolla. En una esquina y solita, la Carolina Goic trabaja el ajo y el tomillo y Marco Enríquez-Ominami, sin parar de hablar, se ocupa de exprimir el amargo jugo de pomelo. De sorpresa llega Alejandro Artes con un tarro de chancho chino traído directamente desde Corea del Norte. Indignado, el chef le exige que deje fuera de su cocina esa lata ordinaria. En el otro rincón está Alejandro Navarro cortando los picantes y rojos ajíes. Después de mucho buscar, finalmente encuentro al octavo candidato: Alejandro Guiller está durmiendo siesta en el repostero.

Señoras y señores candidatos, dejen adobando la carne con el ajo, tomillo, cebolla, sal, pimienta y el jugo de pomelo entre 4 y 24 horas en el refrigerador. Despierten al candidato independiente para que al menos se haga cargo de sacarla del frío y de esperar hasta que el horno se caliente a 200º C. Entonces que meta la olla tapada con papel aluminio y la deje cocinando por dos horas. Luego que la retire del horno, le saque el jugo y vuelva a poner sólo la carne por 20 minutos más.

Con el Griot listo, pongan bien bonita la mesa con sus ocho puestos y sus respectivas copas. Consíganse plátanos fritos, unas paltas y buen vino. Junto a esta sabrosa receta comprométanse a hacer una campaña limpia y ordenada. Estamos hartos de tanta torpeza y pelea. En cada puesto habrá un Manual de Carreño para que lo estudien. Suerte a todos.