Escucha Elizalde, a ti como presidente del partido que lucha por la justicia y la igualdad social, te voy a dedicar este “conejo a la mostaza” que lo menos que tiene es de justicia e igualdad, ya que no debemos olvidar que los platos preparados con animales de caza eran exclusividad de reyes, a quienes la igualdad les importaba poco y la extravagancia y el sabor mucho. Creo que este plato les viene como anillo al dedo después del espectáculo que nos brindaron la semana pasada.
Publicado el 18.05.2017
Comparte:

 

 

mecha corta ok

 

@politicaycocina

Conejo a la Mostaza

(Para 8 personas)

2 conejos limpios y sin viseras cortados en 8 presas  

300 grs. de mostaza Dijon

60 grs. de mantequilla

2 cucharas de aceite de oliva

3 cebollas medianas en pluma

1 cuchara de paprika

Sal y pimienta

¡Qué semana tuvimos! El subsecretario Mahmud Aleuy parece que tendrá que cambiarse con camas y petacas a la oficina de la ONEMI en la calle Beauchef donde se robó la película tratando de justificar, con el cambio climático, las fuertes inundaciones del norte del país. Mientras tanto, la Presidenta se comía un pato Pekín (incluída su cabeza) en la República Popular China con el Secretario General del Comité Central del Partido Comunista, Xi Jinping. El Palacio de La Moneda era visitado por un adolecente de 70 años con exceso de Bótox. Sí, Camilo Sesto, quien, con su cara de niño, se fotografiaba en el Salón Blanco junto a Paula Narváez y al retrato de Salvador Allende. Finalmente, las redes sociales explotaban comentando la performance de Yerko Puchento en Canal 13, que fue bien poco generosa con Cecilia Pérez.

Pero el “escándalo de la semana” fue, sin duda, protagonizado por el Partido Socialista, el cual, como por arte de magia, sacó un gordo conejo del sombrero. Un conejo que partió en $7.000 millones y terminó siendo de más de $14.000. Pero más allá de los montos, lo que nos revolvió el estómago fueron los lugares escogidos para invertirlos. Este partido político, que debería estar ubicado bastante más arriba que Piñera en el ranking de la revista Forbes de partidos políticos, se dedicó a invertir en las mismas compañías que tanto ha criticado. Es difícil sacar la cuenta de la cantidad de sentidos discursos en los que sus militantes se llenaban la boca atacando el sistema de libre mercado y demonizando el lucro. Pero al revisar sus cartolas, las cascadas del yerno de Pinochet y los papeles brasileros de la corrupta Odebrecht, sobresalían con colores azules permitiendo que las arcas del partido crecieran y crecieran para financiar sus campañas y sofisticados gustos socialistas.

Volvamos al conejo. Escucha Elizalde, a ti como presidente del partido que lucha por la justicia y la igualdad social, te voy a dedicar este “conejo a la mostaza” que lo menos que tiene es de justicia e igualdad, ya que no debemos olvidar que los platos preparados con animales de caza eran exclusividad de reyes,  a quienes la igualdad les importaba poco y la extravagancia y el sabor mucho. Creo que este plato les viene como anillo al dedo después del espectáculo que nos brindaron la semana pasada.

Aquí la explicación de cómo debes prepararlo. Toma las presas del conejo, desgrásalas y, como buenos artistas que son ustedes los socialistas, píntalas con un pincel untado en mostaza y las reservas. En una olla bien caliente (ojalá que no sea la olla común que usaron en la CUT),  pones la mantequilla y el aceite, sellas las presas sin quemar la mostaza y las vuelves a reservar. En la misma olla, agregas las cebollas, el paprika y  un poco de agua; cuando las cebollas estén doradas, añades las presas de conejo y la sal y pimienta a gusto. Ahora paciencia: bajas el fuego y lo dejas cocinando al menos una hora y media. Te aseguro que el resultado te va a  sorprender, tal y como ustedes nos sorprendieron a nosotros con su exitoso y lucrativo plan de inversiones.

Acompaña este plato de lujo con un arroz bien graneado, escoge un buen vino tinto y no te olvides de poner la mesa como corresponde, con al menos siete puestos. En la cabecera ubica a la Isabel Allende, a la que imagino, como férrea socialista, despotricando contra el dinero fácil; a su lado sienta a Camilo Escalona, que al igual que Pedro, el discípulo que negó a Jesús, asegura no conocer a Contesse. Que el resto de los puestos los ocupen Osvaldo Andrade, quién trata de eludir su responsabilidad con frases como “no me parece que sea razonable”; a Ricardo Núñez, que dejó de comer pasas y no recuerda nada (incluso haber firmado un balance); a Gonzalo Martner, que les hará una clase de diversificación de inversiones; y, finalmente, estas obligado a invitar al ex subsecretario de economía y fundador del MAPU Óscar Guillermo Garretón, ya que entiendo que te leerá una carta de amor que te dedica la Comisión de Patrimonio. Por último, compañero, no dejes de invitar a un experto tributario por si las moscas.

Elizalde, nunca te olvides que los conejos que salen de un sombrero son para los espectáculos de magia y ese truco ya es conocido y no sorprende a nadie. Ya es hora de medir los discursos y declaraciones, este mundo cambió y la bandera roja está un poco desteñida y pasada de moda. Pon atención y escucha bien la tonada que te cantó Yerko en un canal de televisión privado y libre: ”Venceremos… Venceremos… ¡VENDEREMOS!”.